El mejor aceite para el coche, es…

El mejor aceite para el coche, es…

Un aceite de buena calidad es la única manera de garantizar una vida larga sin problemas, especialmente en los diésel con filtro anti partículas. Los motores de los coches cada vez tienen más prestaciones y sufren más.

Te damos las claves para elegir el mejor aceite para tu coche.

El aceite del coche es una de esas cosas en las que no merece la pena ahorrar ni un céntimo, sobre todo en los motores actuales diésel con filtros anti partículas. En contra de lo que la mayoría piensa, el aceite no sólo tiene que lubricar las partes que están sometidas a rozamiento en el interior del motor. Además de eso, debe limpiar y arrastrar la suciedad que se genera en la combustión y, especialmente, refrigerar las partes internas, que no están en contacto con el líquido refrigerante.


Los modernos motores sobrealimentados someten a muy altas temperaturas a piezas como los pistones. Éstos no están en contacto con el refrigerante del motor (que en realidad sólo enfría el exterior de los cilindros y la culata), por lo que muchos fabricantes los enfrían mediante chorros de aceite directamente dirigidos a la falda del pistón. El turbo también es un elemento que alcanza temperaturas extremas y que debe ser refrigerado y lubricado, por lo que un buen aceite es absolutamente imprescindible.

El gasóleo diluido en el aceite resta propiedades lubricantes y reduce su punto de ebullición, por lo que es muy importante que esté aditivado para este problema. Los fabricantes de coches conocen a la perfección las características de sus motores y especifican en el manual de instrucciones del usuario qué tipo de aceite debe utilizar. Entre 5 litros de aceite bueno y 5 litros de aceite corriente puede haber una diferencia máxima de 80 euros. Pretender ahorrar 80 euros cada 20.000 km y arriesgarnos a sufrir una avería de más de 2.000 euros es absurdo.

El aceite que usemos en nuestro coche puede ser de cualquier marca (mejor una de reconocido prestigio), pero obligatoriamente debe cumplir con las especificaciones marcadas en el manual de usuario, las cuales indican los estándares que debe haber superado el aceite que se puede usar en su motor.

Aquí va la primera regla: Utiliza sólo el tipo de aceite recomendado por el fabricante.

En las latas de aceite hay infinidad de letras y números que nos indican sus cualidades y las normas de homologación que han superado para los distintos fabricantes de automóviles. Una de estas características del aceite es su viscosidad. En el
lenguaje tendemos a confundir viscosidad con densidad. La viscosidad es la resistencia que tiene un líquido a fluir. Para entenderlo con un ejemplo muy gráfico, podemos pensar en la miel. La miel, cuando está líquida a temperatura ambiente, es
muy viscosa, pero tendemos a decir que es muy densa o espesa. El aceite es más viscoso que el agua, pero es menos denso, por eso flota sobre el agua, lo mismo que el petróleo.

Si calientas un poco el tarro con miel, verás que se vuelve menos viscosa, parece más líquida. Con el aceite de cocina pasa lo mismo. Al echarlo en la sartén frío, está más viscoso que cuando lo calentamos. Lo mismo le sucede al aceite del motor, a mayor temperatura se hace menos viscoso, pero esto es un inconveniente, porque, si pierde su viscosidad, deja de lubricar bien. Para evitarlo, los fabricantes de aceite añaden aditivos que hacen que la viscosidad aumente con la temperatura. El grado de viscosidad viene indicado con 2 cifras con una W en el medio

Cuando vemos que en el envase del aceite pone 0W30, quiere decir que su viscosidad en frío es de grado 0 y en caliente de grado 30. En general, suele interesar un grado de viscosidad en frío lo más bajo posible para que el aceite fluya mejor y llegue lo antes posible a las piezas a lubricar. Lo normal en los motores modernos es que se empleen aceites con grados de viscosidad en frío entre 0 y 10 (siempre son múltiplos de 5).

Por lo general, en el manual de instrucciones del coche se especifica claramente el grado de viscosidad que se debe emplear. A veces incluso hay dos valores, uno para climas fríos y otro para los cálidos. No debes emplear jamás un aceite con una viscosidad diferente a la marcada en el manual del coche.

Además de la viscosidad, el aceite tiene otras muchas características importantes:

  • Untuosidad: es el tiempo que el aceite permanece sobre una superficie sin evaporarse ni escurrirse. Es importante que un aceite sea untuoso para proteger las piezas internas del motor de la corrosión y mantener cierto grado de lubricación, aunque no usemos el coche durante un largo período.
  • Punto de ebullición: es la temperatura a la que el aceite empieza a hervir y evaporarse.
  • Punto de combustión: es la temperatura a la que el aceite empieza a arder.
  • Punto de carbonización: es la temperatura a la que los residuos del aceite se convierten en sólidos.
  • Tolerancia a las cenizas: los motores diésel generan mucha carbonilla que debe ser arrastrada por el aceite (por eso se pone negro rápidamente el aceite de las mecánicas de gasóleo). El lubricante que utilicemos debe poder diluir bien estas cenizas.

Todos estos datos vienen especificados en el envase y se contemplan dentro de las distintas normas de homologación. Hay fabricantes, que exigen sus propias características y estándares de homologación para el aceite. Si el aceite que vamos a comprar las cumple, debe venir especificado en el etiquetado como “Cumple norma …” y el código que corresponda. Existe una norma internacional que es la API(American Petroleum Institute). En la etiqueta veremos, por ejemplo “API SLCF”. Esto nos indica el grado con el que ha superado los ensayos de esta entidad de homologación. Cuanto más alta sea la letra que acompaña a la S, más calidad tiene el aceite (mayor untuosidad, mayor punto de ebullición, etc). Es decir, un API SL es un aceite de mayor calidad que un API SF, por ejemplo.

Tipos de aceite

Existen varios tipos de aceite para motores dependiendo de su composición química. Algunos de ellos ya no se usan en los motores modernos, que, en general, sólo admiten aceites sintéticos.

Los principales tipos de aceite son:

  • Minerales: apenas se utilizan hoy en día, sólo para algunos coches clásicos y maquinaria. El aceite contiene algunas partículas minerales con poder lubricante, principalmente grafitos.
  • Monogrado: este tipo de aceites trabaja bien en una banda de temperaturas muy estrecha, por lo que es importante cambiar el aceite en invierno y en verano. También están en desuso.
  • Multigrado: son aceites que se pueden utilizar durante todo el año, porque su banda de temperaturas de trabajo lo permite. También están en desuso en los coches modernos.
  • Semi sintéticos: se conocen con este nombre aquellos aceites a los que se les añaden algunos compuestos químicos que varían su comportamiento con la temperatura, sus cualidades como detergente, etc.
  • Sintéticos: contienen más aditivos y están más preparados para soportar el duro castigo al que someten a los lubricantes los motores modernos.

Cuándo se debe cambiar el aceite del coche.

Una vez más, es el fabricante quien especifica los plazos de mantenimiento. Hay que tener claro que el aceite no sólo se estropea con los kilómetros que hacemos, también el tiempo pasa factura, por lo que en el plan de mantenimiento se suele especificar, por ejemplo, que se cambie el aceite cada 20.000 km o un año, lo que antes suceda.
No ahorres con el filtro de aceite. Hay gente que tiene la mala costumbre de cambiar el filtro cada dos cambios de aceite o utilizar filtros de oferta y de mala calidad. No sirve de nada poner aceite nuevo y dejar el filtro viejo. Cambia el aceite y el filtro de aceite (de calidad) a la vez.

No alargues los plazos de mantenimiento y cambia el aceite, como máximo, en el plazo estipulado por el fabricante de tu coche. En algunos modelos, el cambio de aceite no es fijo y varía en función del uso que hagamos, nuestro estilo de conducción, etc… En el display del tablero de instrumentos nos indicará el índice de calidad del aceite y cuándo debemos cambiarlo.

Las principales averías provocadas por un mal aceite

El principal problema por utilizar un mal aceite o no seguir los plazos de mantenimiento marcados por el fabricante es que acortamos la vida del motor drásticamente. Un mal aceite puede provocar que gripemos la mecánica (los pistones se quedan agarrados al cilindro por la falta de lubricación), dejando completamente inútil el coche.

Todas las averías provocadas por un mal aceite suponen un desembolso importante, como verás a continuación:

Gripado de la mecánica: un mal aceite puede provocar que se obstruyan algunos conductos de lubricación y dejar en seco determinados componentes como los casquillos de biela, provocando su gripado. Un motor reconstruido tiene un coste de entre 2.000 y 15.000 euros.

Problemas de válvulas: en la actualidad, la mayoría de los motores emplean taqués hidráulicos para el ajuste de las válvulas. Un mal aceite provoca un desgaste prematuro de los árboles de levas y de las válvulas. Reparar una culata y los árboles de levas tiene un coste de entre 1.000 y 3.000 euros.
Roturas de turbo: si el aceite que elegimos no soporta bien las altas temperaturas y se carboniza fácilmente, puede llegar a rayar el eje del turbo y provocar holguras que rompan por completo el turbo. Esta avería supone un desembolso de entre 600 y 2.500 euros.

Problemas con el filtro anti partículas: un mal aceite puede provocar un exceso de residuos en los gases de escape que provoquen la obstrucción del filtro anti partículas. Esta avería cuesta entre 1.000 y 5.000 euros.

Cómo mirar el nivel de aceite del coche

Los coches cada vez tienen unos plazos de mantenimiento más prolongados y se debe comprobar el nivel antes de cada cambio. Llevarlo por debajo del mínimo tiene dos inconvenientes:

1.- Podemos llegar a quedarnos sin lubricación en algunos momentos al no aspirar bien la bomba de aceite porque se desceba.
2.- Al haber menos aceite, éste se calienta más y refrigera peor la mecánica.

Tampoco es bueno que el aceite esté por encima del máximo, lo que puede provocar problemas de autoalimentación en los motores diésel (el aceite entra en el cilindro y se quema como si fuese combustible), barboteo por los golpes de los contrapesos del cigüeñal en el cárter, etc. Para mirar bien el nivel de aceite, debemos estacionar el coche en una superficie completamente plana, apagar el motor y dejarlo reposar como mínimo 15 minutos

Es muy importante en algunos motores esperar al menos 20 minutos desde que añadimos aceite hasta que comprobamos el nivel en la cala, ya que en estos motores el aceite tarda mucho en retornar al cárter. Si no esperamos suficiente tiempo, veremos poco aceite en la cala y añadiremos demasiado.

Aditivos para el aceite

En el mercado existe una amplia variedad de aditivos con propiedades milagrosas para el aceite del motor. Los hay que prometen millones de kilómetros para la mecánica, otros que reducen el consumo, que eliminan los humos, que sellan las fugas…
Hay algunos que funcionan bien y su uso es recomendable, especialmente los que buscan reducir la fricción y los desgastes, pero hay que tener cuidado. Los aceites sintéticos ya contienen muchos aditivos y es probable que algunos sean incompatibles con los que añadamos a posteriori.

No son recomendables los aditivos para limpiar los motores y descarbonizarlos

Resumiendo:

algunos sí son recomendables, pero debes asegurarte de que son de una marca reconocida y que no son incompatibles con el aceite que lleve tu motor.

 

¿Cuándo hay que cambiar la batería?

¿Cuándo hay que cambiar la batería?

hay maneras de identificar que la batería necesita cambiarse sin llevarlo a la casa oficial. Una de la manera más sencilla es revisando el tablero de mandos del vehiculo. En él, se encenderá la luz de la batería si es que esta necesita un cambio.

Otro de los síntomas de un cambio en la batería son los problemas constantes en el sistema eléctrico de tu auto, como
por ejemplo un mal funcionamiento de la radio o del aire acondicionado. Si es que el auto no enciende ni hace contacto, pues no tengas dudas de que la batería debe ser cambiada. Para esto, hay que tener en cuenta que la mayoría de baterías duran entre dos y cinco años, pero, claro está, dependiendo del uso que se le dé. A esto, añadir que es recomendable utilizar la batería recomendada por el fabricante, ya que una batería más pequeña o de menor capacidad durará menos.

Finalmente es importante revisar el alternador periódicamente para asegurar que esté cargando la batería. Si el auto no da las señales mencionadas líneas arriba, no debería haber problemas en la batería de tu auto.

CONSEJOS :

Si el vehículo no es nuevo y está equipado con aparatos eléctricos que se han añadido (radio, GPS, etc.), aconsejamos utilizar una batería de amperaje superior, ya que la batería original no estaba preparada para dar soporte a equipos adicionales. No dudar en pasar de 60 Ah a 70 Ah, por ejemplo.

Algunas baterías no están colocadas en el bloque del motor, consulte el manual de uso de su vehículo para averiguarlo.

HERRAMIENTAS NECESARIAS :
Una caja de herramientas completa
Guantes
Un sistema de memoria de seguridad (si necesario)

Índice:

Cambiar la batería de arranque: ¿cuándo y por qué cambiarla?

La función de la batería
¿Por qué cambiar su batería?
¿Cuándo cambiar su batería?
¿Cuáles son los indicios de que es necesario cambiar la batería?
Cambiar una batería de arranque:
¿cómo hacerlo?
Diagnóstico de la batería
¿Cómo cambiar su batería?
Desmontaje de la batería / Montaje de la batería
Consejos de seguridad
El reciclaje

Cambiar la batería de arranque: ¿cuándo y por qué cambiarla?

La función de la batería

La función de la batería

La batería tiene una doble función:

proporcionar la potencia eléctrica que necesita el motor de arranque para poner en marcha el motor.

proporcionar alimentación a los equipos eléctricos del vehículo cuando está parado o en caso de fuerte demanda.

Así, cuando usted gira la llave, su batería proporciona energía al motor de arranque para poner en marcha el motor. A continuación, se recarga a través del alternador.

Los circuitos que consumen energía de la batería cuando el motor está parado son circuitos de control, como el reloj o el cierre centralizado. Aunque también existen elementos de confort, como la radio o el GPS, que consumen batería. Estos elementos necesitan poco esfuerzo por parte de la batería, pero pueden llegar a descargarla si su uso es prolongado. Por ejemplo, dejar los faros encendidos toda la noche puede provocar la descarga de la batería e impedir que usted pueda poner en marcha el coche al día siguiente.

También se puede recurrir a la batería si el alternador no es capaz de proporcionar toda la energía que necesitan los equipos. Esto puede ocurrir si usted no tiene un coche nuevo y se encuentra en una situación que no permite al motor funcionar lo suficiente para proporcionar potencia al alternador. Por ejemplo, si usted se encuentra una noche fría y lluviosa en un atasco escuchando la radio, su motor funcionará al ralentí y necesitará recurrir a la batería para proporcionar energía a los equipos eléctricos (radio, limpiaparabrisas, calefacción y faros).

¿Por qué cambiar su batería?

Una batería gastada dificulta el arranque del vehículo, llegando a provocar una avería que imposibilite del todo el encendido del mismo.

Además, es un elemento especialmente sensible a los cambios de temperatura: una batería gastada no resistirá elevadas temperaturas o una ola de frío.

¿Cuándo cambiar su batería?

Las baterías tienen una vida media de 4 años, pero se aconseja realizar el cambio tras percibir los primeros síntomas de fatiga.

La batería puede desgastarse prematuramente en algunos casos:

– si permanece inactiva, sufrirá un fenómeno de descarga que puede llegar a ser irreversible.

– si se usa demasiado (gran cantidad de ciclos de arranque, equipos eléctricos poco habituales).

– si está sometida a grandes cambios de temperatura.

– si se estropea el alternador.

¿Cuáles son los indicios de que es necesario cambiar la batería?

Algunas baterías disponen de un indicador de estado. Este elemento le permitirá saber cuándo es necesario cambiarla.

El envejecimiento de la batería afectará negativamente al encendido del vehículo, que será mucho menos enérgico. Así pues, es mejor cambiar la batería para evitar una avería.

Cambiar una batería de arranque: ¿cómo hacerlo?

Diagnóstico de la batería

El hecho de que el coche no encienda no significa necesariamente que la responsable sea la batería. Puede ser debido a las bujías de precalentamiento si el motor es diésel y hace frío, al motor de arranque, al alternador o a otros elementos.

Así pues, es necesario realizar varias comprobaciones antes de cambiar la batería:

– el estado de los terminales (bornes oxidados o flojos)

– la tensión de la batería (12,72 voltios cargada). Por debajo de 12 voltios, no encenderá pero puede recargarse.

– Por debajo de 11,52 voltios, la batería está completamente descargada y es irrecuperable. No obstante, todavía podemos intentar recargarla rápidamente si la causa ha sido un equipo eléctrico que ha quedado encendido demasiado tiempo (por ejemplo, los faros).

– el buen funcionamiento del motor de arranque

– el buen funcionamiento del alternador

– que un equipo eléctrico defectuoso no haya descargado la batería (p.ej., si queda encendida la iluminación del maletero o de la guantera).

¿Cómo cambiar su batería?

En la actualidad, cada vez son más los vehículos que están equipados con un sistema multiplexor*. Por este motivo, una vez desconectado el contacto, hay que respetar un tiempo de espera para los distintos sistemas electrónicos. Por lo tanto, a veces hay que esperar varios minutos antes de desconectar la batería (consultar las recomendaciones de las instrucciones o de un profesional).

multiplexor: la multiplexación es una técnica que combina varios canales de información a través de un único transmisor. Su función es compartir una misma información entre varios sistemas eléctricos o electrónicos del vehículo (cierre automático, limpiaparabrisas, elevalunas, proyector, seguridad activa o pasiva, gestión del motor).

Existe también un sistema de memoria de seguridad que permite mantener una tensión mínima durante el cambio de la batería. Esto puede resultar muy útil si usted no dispone del código de la radio.

Desmontaje de la batería

Siempre hay que seguir un orden durante la extracción de la batería. En primer lugar, hay que comenzar por desconectar el borne negativo (-) y, a continuación, el borne positivo (+). Si empieza por el borne positivo (+), corre el riesgo de que se produzca un cortocircuito con la herramienta de desmontaje.

Recuerde que, en algunos vehículos, es obligatorio empezar por el borne positivo (+), ya que el borne negativo (-) no es accesible. En general, no es necesario disponer de herramientas para este tipo de instalación.

También se recomienda limpiar los terminales de la batería antes del montaje.

Montaje de la batería

También hay que seguir un orden durante la colocación de la batería. Siempre hay que conectar primero el borne positivo (+) y, a continuación, el borne negativo (-).

Para evitar arcos eléctricos, no dejar puesto el contacto.

El borne positivo siempre es más grueso que el borne negativo. Por eso, es necesario siempre atornillar más el terminal del borne negativo.

Consejos de seguridad

Durante el montaje, se aconseja respetar los consejos de seguridad indicados en la batería:

• No fumar

• No apoyar herramientas sobre los 2 bornes a la vez

• Respetar el orden de montaje y de desmontaje

• Respetar los símbolos de seguridad

Recomendaciones relacionadas con este artículo:

Cambio de la bujía de precalentamiento

Cambio del alternador

Cambio del motor de arranque

Puede realizar las reparaciones de Alternador Motor de arranque Bujías de precalentamiento y más, descritos en el consejo, en Taller M.G.R. ( Motor Garage Racing).

 

Atención: Cómo viajar en verano.Te pueden multar por…

Atención: Cómo viajar en verano.Te pueden multar por…

Te pueden multar por conducir en bikini
Es tiempo de playa, de disfrutar del sol… pero también de meterse en el coche convertido en un horno. Te recomendamos otras formas de no pasar calor en el coche o en la moto, porque te pueden multar por ir en bikini o en bañador, además de resultar peligroso por lo que te contamos aquí.

Ya sea por no pasar calor o porque nos da pereza cambiarnos de ropa, no son pocas las personas que deciden sentarse al volante o en la moto con la misma ropa con la que estaban tomando (o van a tomar) el sol o a darse un baño. Si alguna vez has tenido esta
tentación o lo has hecho, mejor que no lo hagas. Si eres de los que les duele el bolsillo, debes saber que la multa es de 200 euros y tres puntos del carnet de conducir (igual que no llevar casco en la moto), pero es que, además, es peligroso, pero no porque pueda distraer al resto de conductores, como muchos dicen, los motivos son otros mucho más reales y objetivos. Los artículos 17 y 18 del código de circulación son algo ambiguos y en ellos se basan los agentes para sancionar. En realidad, no dicen explícitamente que esté prohibido conducir en bikini, pero sí dicen que la vestimenta debe garantizar libertad de movimientos, no estorbar en nuestro campo de visión y, en definitiva, ser segura para conducir y que nos permita controlar el vehículo en toda situación .

El bikini no impide nuestros movimientos ni nos resta visión, pero no es seguro para conducir (ni para viajar en coche o en moto). En el caso de ir en moto, es evidente la nula protección que proporciona esta vestimenta. Cualquier roce o caída nos provocará heridas graves y quemaduras. Cuando vamos en el coche, puede parecer absurdo que nos multen por ir en bikini y que no tiene nada que ver con la seguridad, pero el cinturón de seguridad y los airbags laterales pueden causarnos quemaduras graves por la fricción directa sobre la piel.

En resumen, si lo que te preocupa es la multa, debes saber que, aunque depende del criterio del agente (no es como una multa por exceso de velocidad, que te la van a poner sí o sí), los artículos 17 y 18 son lo su cientemente ambiguos como para que tengan legitimidad para multarte si conduces y llevas puesto solo un bañador o un bikini. En cualquier caso, no es seguro conducir (ni ir de paquete ni de pasajero) en bikini, así que mejor no lo hagas, aunque sólo sea por ahorrarte los 200 euros y 3 puntos que puede suponer la multa por conducir en bikini.

Te pueden multar por conducir con chanclas

Aunque es poco probable que nos vean los pies al conducir el coche, sí pueden multarnos también por ello de paso que nos recetan otra cosa. En el caso de las motos y scooters es más evidente para los agentes el ir en chanclas. ¿Por qué pueden multarnos y cuánto cuesta la multa? Ahora verás.

Los artículos 17 y 18 del código de circulación hacen referencia a la vestimenta que debe llevar el conductor de un vehículo. Como es lógico, no puede ser muy concreto porque tendría miles de apartados, por lo que su redacción es algo genérica y ambigua, lo que da lugar a interpretaciones. En concreto, estos artículos dicen que la ropa que se debe llevar debe permitir el control del vehículo en cualquier caso, facilitar la movilidad y no restar la visibilidad.

En el caso de las chanclas es evidente que dificultan la movilidad y que pueden entorpecer la conducción, por lo que queda claro que sí nos pueden multar y la multa puede ser la misma que por no llevar casco: 200 euros y 3 puntos del carnet.

Si vas en moto, scooter o ciclomotor, salta a la vista qué calzado llevamos, de modo que directamente pueden darnos el alto y sancionarnos por ir en chanclas. En el caso de ir conduciendo el coche es poco probable que nos vean los pies, pero, si nos paran por cualquier otra cosa y nos ven en chanclas, pueden sancionarnos también por ello. Imagínate que te paran para hacerte una prueba de alcoholemia, aunque no hayas bebido te irás con un regalo de la DGT (o del ayuntamiento, dependiendo de la vía en la que hayas sido denunciado) si llevas chanclas o un calzado poco apropiado para conducir.

Por qué es peligroso conducir con chanclas

En la moto es peligroso porque se pueden enredar con los estribos, pedal del cambio… o cualquier pieza que sobresalga, impidiendo poder frenar o cambiar de marcha; es decir, las chanclas impiden un correcto control del vehículo. En el caso de los scooters, en los que los pies se llevan más protegidos, pueden también enredarse con el pedal de freno o incluso perderlas con el aire de la marcha. Además, llevaremos los pies completamente desprotegidos en caso de accidente. El más mínimo roce en el trá co urbano con otro vehículo puede provocarnos cortes e incluso amputaciones, así que mejor llevar los pies protegidos.

En el coche este problema de proteger los pies no es tan prioritario, pero sí que son un peligro para la conducción porque es fácil que se enreden con los pedales y que no podamos frenar o acelerar, e incluso que el pie se nos quede atascado y no lo podamos sacar del pedal.

Te pueden multar por conducir sin camiseta

Es una situación bastante frecuente en el verano, ya que con el calor nos sobra toda la ropa. Si no quieres acabar con una multa que puede llegar a ser de 200 euros y 3 puntos del carnet, mejor que no vayas sin camiseta en el coche ni en la moto.

Con el calor sofocante, nos sobra toda la ropa y tenemos la tentación de ir por la calle como vinimos al mundo. Para algunos es un ataque al decoro y en algunas ciudades las autoridades se han puesto muy serias para evitar que la gente vaya “a torso desnudo” por la vida.

Aquí no se trata de juzgar el decoro ni las buenas maneras, sino de saber si es posible que nos multen por conducir sin camiseta, tanto en el coche como en la moto y por qué.

Si te preguntas si es posible que te multen por conducir sin camiseta, la respuesta es un sí, y en cualquier tipo de vehículo. El artículo del código de circulación en el que se basan los agentes para sancionar es el 18 (también el 17), en el cual se hace referencia a cómo debe ser la vestimenta del conductor. Su texto es muy general, lo que da lugar a interpretaciones, de modo que el agente puede multarnos o no, según su criterio o cómo tenga el día, pero tiene base legal para hacerlo, así que mejor no tentar a la suerte y ponernos, al menos, una camiseta.

¿La ropa protege y permite controlar el coche?

El código dice expresamente que la ropa que llevemos debe protegernos y permitir un control del vehículo en todo momento, libertad de movimientos, etc. Es obvio que ir sin camiseta no limita nuestra movilidad ni se nos puede enganchar con nada, pero quedamos completamente expuestos y sin protección.

Tal vez nos parezca una tontería, pero el simple golpe de un insecto a 70 km/h en una moto contra el cuerpo puede hacernos daño y provocar que perdamos la atención momentáneamente. Sí, la cara no la llevamos tapada, ni el cuello, pero es una diana pequeña comparada con el torso completo. Por otro lado, cualquier roce con otro vehículo en el tráfico puede provocarnos heridas, por no hablar de las lesiones en caso de caída.

En el coche nos parece que vamos más protegidos, pero tampoco es recomendable ir sin camiseta. El cinturón de seguridad puede provocarnos quemaduras graves por fricción contra la piel desnuda en caso de accidente.

Así pues, aunque tengas calor, por tu seguridad y por evitar una multa que puede llegar a ser de 200 euros y tres puntos del carnet, mejor que no conduzcas sin camiseta, ni dejes que quienes te acompañen lo hagan.

No conduzcas con el brazo o codo por fuera de la ventanilla

No, conducir con el brazo o el codo por fuera de la ventanilla no está permitido. Al igual que en casos anteriores, el artículo 18 recoge que tanto el conductor como el resto de pasajeros deberán mantener la posición adecuada durante el trayecto. Por lo tanto, todos aquellos que conduzcan de una forma incorrecta pueden enfrentarse a una sanción de 80 euros, que no estará penada con puntos del carnet.

No manipules el GPS mientras conduces

Como ya te habrán enseñado en la autoescuela, siempre hay que programar el GPS antes de iniciar el viaje. Manejar el móvil o el GPS durante el trayecto está prohibido puesto que ambos restan eficacia al resto de los sentidos y ponen en peligro al conductor. Por esa misma razón, se trata de una falta grave castigada con una multa de 200 euros y 3 puntos menos del carnet de conducir.

También es sancionable colocar el navegador en un lugar que dificulte la visibilidad. Dado que puede perjudicar a la conducción, supone multas de 200 euros. En este caso no contempla la pérdida de puntos.

¿Puedo comer al volante?

Comer o beber al volante son práticas que pueden alterar la propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción. Por esa misma razón, realizar esta acción se considera una distracción, que se castiga con una multa leve de hasta 100 euros, sin retirada de puntos.

Por esa misma razón, si el conductor necesita beber o comer cualquier cosa durante un largo viaje, se recomienda parar en una estación de servicio para ingerir cualquier alimento, evitando así cualquier distracción en la carretera que pueda originar un accidente.

No llevar el permiso de circulación conlleva sanción

Es probable que, a la hora de trasladarte en coche a una piscina, al monte o la playa, lo hagas con lo puesto. Un bañador y una camiseta es su ciente para conducir antes de pegarte un buen chapuzón. No obstante, recuerda llevar tu permiso puesto que, en caso de que te pare la Guardia Civil y no lo lleves encima, serás castigado con una sanción de 10 euros.

Tirar colillas por la ventana

La Ley es clara, “arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios, accidentes de circulación u obstaculizar la libre circulación”. Por lo tanto, tirar una colilla está prohibido y supone una multa de 200 euros y 4 puntos en el carnet de conducir.

Los artículos 17 y 18 del Reglamento General de Circulación dicen lo siguiente:

Artículo 17. Control del vehículo o de animales.

  1. Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar susvehículos o animales.

Al aproximarse a otros usuarios de la vía, deberán adoptar las precauciones necesarias para su seguridad, especialmente cuando se trate de niños, ancianos, invidentes u otras personas mani estamente impedidas (artículo 11.1 del texto articulado).

  1. A los conductores de caballerías, ganados y vehículos de carga de tracción animal lesestá prohibido llevarlos corriendo por la vía en las inmediaciones de otros de la misma especie o de las personas que van a pie, así como abandonar su conducción, dejándoles marchar libremente por el camino o detenerse en él Artículo 18. Otras obligaciones del conductor.
  2. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos (artículo 11.2 del texto articulado).Se considera incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción el uso por el conductor con el vehículo en movimiento de dispositivos tales como pantallas con acceso a internet, monitores de televisión y reproductores de vídeo o DVD. Se exceptúan, a estos efectos, el uso de monitores que estén a la vista del conductor y cuya utilización sea necesaria para la visión de acceso o bajada de peatones o para la visión en vehículos con cámara de maniobras traseras, así como el dispositivo GPS.
    1. Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatosreceptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores.

    Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares (artículo 11.3, párrafo segundo, del texto articulado).

    Quedan exentos de dicha prohibición los agentes de la autoridad en el ejercicio de las funciones que tengan encomendadas (artículo 11.3, párrafo tercero, del texto articulado).

    1. Se prohíbe que en los vehículos se instalen mecanismos o sistemas, se lleven instrumentos o se acondicionen de forma encaminada a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, o que se emitan o hagan señales con dicha finalidad, así como la utilización de mecanismos de detección de radar.
    2. Las infracciones a este precepto tendrán la consideración de graves conforme se prevé en el artículo 65.4.f) y g) del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.
Cómo leer un neumático

Cómo leer un neumático

Las ruedas son el único punto de unión entre el vehículo y el asfalto. Su parte exterior, el neumático, ( la goma ), es el responsable de mantener una buena superficie de contacto con el suelo asegurando con su nivel de adherencia que el vehículo traccione sobre el terreno.

A pesar de ser tan importantes, a menudo nos pasan desapercibidas sus características. Como mucho conocemos su anchura y diámetro interior. Ah,y lo más importante… ¡ y que se desinflan y que hay que cambiarlos antes de que el dibujo quede en menos de 1,6 mm de profundidad ! .

Basta sin embargo con echar un vistazo a los flancos del neumático para comprobar que allí se nos ofrece mucha información, buena parte de la cual nos puede ayudar si sabemos analizarla de forma conveniente.

En Europa, se utilizan los siguientes campos numerados en la ilustración:

  1. Medidas. Comprende los siguientes valores: anchura en mm, relación entre altura y anchura, estructura, diámetro interior en pulgadas, índice de carga y límite de velocidad máxima.En el ejemplo 185/65 R15 88T, tenemos un neumático de anchura 185 mm, relación del 65% entre la altura que va de la llanta hasta el punto de contacto con el suelo y la anchura del neumático, estructura Radial – frente a las estructuras Diagonales o diagonal cinturadas (B) – , diámetro interior del neumático (o diámetro exterior de la llanta) de 15 pulgadas, índice de carga 88 (que equivale a 560 kg), y utilizables a una velocidad máxima T (que equivale a 190km/h).
  1. Marca comercial utilizada por el fabricante.
  2. Denominación comercial del modelo de neumático.
  3. Método de construcción de las diferentes capas de tejido que cubren la carcasa hasta llegar a la banda de rodadura: radial en contraposición a la colocación de las capas en diagonal o en diagonal cinturada.
  4. Inscripción tubeless, sin cámara, como contraposición a los antiguos neumáticos provistos de cámara independiente, denominados tubetype.
  5. Inscripción MS, M+S, M&S (de mud y snow – barro y nieve), que certifica el uso del neumático durante el invierno. Rodando sobre asfalto seco se acentúa su desgaste.
  6. Fecha de fabricación (semana y año, 2507 sería la semana 25 del 2007). Con el paso del tiempo el neumático pierde algunas de sus propiedades, como la flexibilidad y la capacidad de adherencia, y puede llegar a estriarse. El ritmo de degradación dependerá de factores como la calidad de la cubierta y las condiciones de almacenaje.
  7. Marcado CE de homologación europea, consistente en un número de registro, la letra e y el código del estado miembro de la UE que expidió la homologación.
  8. País de fabricación.

En América, donde las normas de homologación son más estrictas,ademas se exigen estos campos:

  1. Código interno del fabricante.
  2. Certificado de homologación de EEUU, también llamado código DOT.
  3. Identidad del fabricante y dimensiones del modelo de neumático.
  4. Carga autorizada y presión de inflado máxima permitida.
  5. Número de capas y material del que están fabricadas.
  6. Marcas exteriores de desgaste.
  7. Treadwear, o duración relativa del neumático. Medición comparativa de resistencia al desgaste bajo condiciones controladas, donde el valor mínimo es 100.
  8. Tracción o capacidad de frenado sobre asfalto mojado, graduada de AA a C, donde AA es el valor máximo.
  9. Resistencia a la temperatura. Representa la resistencia de la llanta a la generación de calor bajo condiciones controladas. La más alta es A y la más baja es C.
  10. Normas de seguridad respecto al correcto uso de los neumáticos.

 

Los puntos 16, 17 y 18 se conocen con el nombre genérico UTQG, por las siglas en inglés de Clasificación Uniforme de Calidad de Neumáticos.

INDICE DE CARGA

Siu quieres saber un poco mas sobre los neumaticos, calidades y demas, puedes hacerlo en el pos haciendo click AQUI

Artículos a llevar en el coche siempre. ¿ Cuales llevas tú?

Artículos a llevar en el coche siempre. ¿ Cuales llevas tú?

Artículos básicos que te ayudarían a enfrentar cualquier emergencia.

Es probable que no lleves todos los elementos que te mostramos en este apartado. Revisa bien tu vehículo y asegúrate de que esto no es así. De lo contrario tu bolsillo y tu seguridad se verán bastante afectados.

La experiencia de manejar un vehículo hoy no es la misma que la de hace 15-20 años. Hay avances en tecnología y seguridad que nos ayudan a tener un viaje más placentero. Existen decenas de accesorios que complementan nuestra conducción.

Son objetos prácticos que nos facilitan la vida. Hoy un gran porcentaje de conductores usan las aplicaciones de tránsito disponibles en los teléfonos. Por ello, es común observar accesorios que nos ayudarán a mantener nuestro Smartphone en óptimo estado mientras nos movemos.

Te dejamos una lista con los accesorios que un conductor debería llevar en el auto para enfrentar cualquier emergencia, pero si salimos de viaje en invierno, te recomendamos leer este post.

Cargador de teléfono. El GPS y las aplicaciones de navegación se han convertido en aliados de la conducción. Para evitar quedarte sin batería en el mejor de los casos, es importante tener en el auto un cargador de mechero, con entrada USB.

Linterna. Imagina que vas manejando en medio de la noche y tu auto sufre un desperfecto. O que buscas un objeto en el maletero y no lo encuentras. Tener una linterna práctica, recargable y potente puede ser de mucha ayuda frente a cualquier emergencia.

Líquidos del auto. Estos accesorios deberían ser obligatorios si realizarás un viaje largo. Lo líquidos esenciales más comunes que puedes llevar en pequeños envases son el aceite de motor, refrigerante y líquido limpiaparabrisas, aparte de una botella de agua.

 

Pinzas para la batería. Existen ciertos imprevistos que nos pueden sorprender en el camino. Uno de ellos es quedarte sin batería, por lo que necesitarás unas pinzas de arranque que te ayuden a encender el vehículo. La mejor opción es optar por un juego de ellas unidas a una batería portátil.

Botiquín de primeros auxilios. Los servicios de transporte público están obligados a tenerlo uno, pero es muy raro encontrarlos en autos particulares. Revisa constantemente que los productos no estén vencidos para estar preparado frente a cualquier emergencia.

Cinta. Imagina que tu espejo fue golpeado y queda colgando solo por un cable. O que un pequeño golpe descuadró el parachoques y solo se mantiene fijo de un lado. Tener una cinta adhesiva te puede salvar de una multa mientras lo conduces al taller para repararlo.

Extintor. Hemos visto decenas de videos en los que distintos vehículos  terminan incendiándose. Un cortocircuito en el sistema eléctrico del vehículo terminaría calcinándolo por completo. Con un pequeño extintor en la matera podríamos evitar una tragedia como esa, y no son extremadamente caros ni voluminosos.

Soporte para celular. Si vas a utilizar alguna aplicación de navegación en tu Smartphone, es preferible mantenerlo en el tablero del auto. De esta manera tendrás una buena visibilidad tanto del camino como del celular. Presta atencion a la colocación del soporte que no te elimine parte de la visibilidad.

Herramientas. No hace falta tener un juego de herramientas tan complejo como para realizar cualquier mejora mecánica de emergencia en nuestro auto. De hecho, algunos modelos vienen con un juego de ellas (herramientas básicas) acoplado en algún compartimiento del maletero.

Rasqueta. Importante para quitar el hielo del parabrisas en época invernal, aunque debes saber que con llevar un cartón duro es suficiente, o con una tarjeta del banco, por ejemplo.

Recipiente vacío. Será suficiente con una botella de plástico de medio litro. Te puede ser útil para diversas cosas: por ejemplo, para rellenarla de gasolina si te has quedado tirado o para para llenarla de agua en una fuente cercana si te has quedado sin agua en el limpiacristales. Ya que vas a llevar en el coche la botella, procura que contenga algo de agua; no te servirá para beber, a menos que la acabes de rellenar, pero sí para limpiar alguna cosa puntual. Por ejemplo el ‘regalito’ que te ha dejado una cigüeña en medio del parabrisas.

Trapo. Precisamente por situaciones como el ejemplo anterior, llevar en el coche un trapo siempre nos va a ser útil. Incluso puedes aprovechar los atascos prolongados para quitar el polvo del salpicadero. Si quieres rizar el rizo, lleva un paquete de toallitas de bebé, son mágicas para quitar manchas imposibles.

Alambre. O bien una cuerda, pulpos o bridas. Cualquier cosa con la que poder atar algo o sujetar una pieza del coche que se ha desprendido. Por ejemplo una aleta, el retrovisor o el parachoques. Todo conductor de autobús o camionero al que le preguntes te hablará de la enorme utilidad de un trozo de alambre.

Accesorios obligatorios en el coche en 2018

Chaleco reflectante. Aunque parezca una tontería, esta prenda puede salvar la vida de todo conductor en momentos puntuales. Nadie se espera una avería de su vehículo justo cuando circula en carretera. Sin embargo, esta circunstancia nos puede pasar a cualquiera.

A la hora de bajarnos de nuestro coche (pisando la calzada o el arcén) cuando el chaleco reflectante juega un papel fundamental. Los demás conductores deben percibirnos con la suficiente antelación cuando nos encontremos en la carretera y, gracias a esta prenda, pueden hacerlo a 150 metros. De esta forma, se garantiza más la seguridad de todo aquel que salga de su automóvil en vías interurbanas.

¿Qué sanción nos espera si no nos ponemos el chaleco reflectante en estas situaciones? El peor castigo de todos es que tengamos un disgusto con otro conductor que no nos vea a tiempo. En el caso de que la DGT detecte esta falta, la penalización será de 200 euros (100 euros con pronto-pago) y la retirada de tres puntos del carné. Como podrás comprobar, ¡no merece la pena salir del coche sin este chaleco!

Triángulos de señalización. Hablamos de otras piezas claves cuando estamos en las circunstancias que hemos explicado con el chaleco reflectante. El triángulo se convierte en un accesorio fundamental cuando tenemos un accidente o cuando nos quedamos tirados en la carretera con nuestro coche. Permite dar visibilidad a nuestro problema, hecho que evita múltiples accidentes.

La DGT impone la obligación de llevar dos triángulos de preseñalización de peligro. ¿Por qué dos? Puesto que, en el caso de tener un percance en una calzada de doble sentido, debemos colocar un triángulo delante y otro detrás de nuestro automóvil. Cuando la carretera es de un único sentido, solo es necesario colocar uno detrás. En todos los casos, los triángulos deben estar a 50 metros del coche y deben ser visibles a una distancia de 100 metros.

La multa que recibimos si no transportamos dos o más triángulos de preseñalización de peligro en nuestro vehículo alcanza los 200 euros. Es decir, en este caso, no se multa colocar el objeto en la calzada, sino tenerlo disponible en nuestro automóvil.

Rueda de repuesto o kit antipinchazos Los pinchazos en las ruedas son un riesgo que nuestro vehículo corre cada vez que sale a la carretera. Por ello, la DGT impuso durante muchos años como algo obligatorio la rueda de repuesto. Esta era un elemento fundamental que no podía faltar en ningún vehículo.

Sin embargo, con el desarrollo tecnológico, otras opciones se han ganado un hueco en el marco legal, sustituyendo en algunos casos al quinto neumático. Hablamos de alternativas como el kit antipinchazos o la rueda de galleta.

El primero es un equipamiento de herramientas que permite arreglar un pinchazo de forma momentánea y circular hasta el taller más cercano para cambiar el neumático. Por su parte, la rueda de galleta tiene un menor tamaño que la de repuesto y sirve para circular a menos de 80km/h hasta el punto de sustitución de neumáticos más cercano.

Tanta ha sido la popularidad de estos kits y de estas ruedas, que muchas marcas de automóviles comercializan nuevos vehículos con estas prestaciones, sustituyendo a la rueda de repuesto. ¿El objetivo? Ahorrar espacio dentro del automóvil. Pero… Conocemos y sabemos leer los neumáticos?. Si no sabes, en este post te enseñamos cómo hacerlo

Cadenas. Las cadenas pueden ser obligatorias. Somos conscientes de que las cadenas, como norma general, no tienes la obligación de llevarlas en tu coche. La Guardia Civil no te puede multar si no llevas este complemento de los neumáticos indispensable cuando hay grandes nevadas y heladas.

No obstante, puede haber momentos en los que las cadenas son obligatorias en determinadas vías porque las condiciones climáticas así lo provocan. La DGT se encarga de establecer esta alerta, la cual deben respetar todos los conductores que vayan a circular por esas carreteras.

En estos casos, el hecho de no llevar cadenas puede suponer una multa que alcance los 200 euros. Se trata de una sanción casi inevitable, ¡ya que es probable que te quedes atrapado en la nieve!

Para conocer los tipos de cadenas que existen, cómo se colocan y los consejos imprescindibles para conducir con hielo y con nieve, nuestro artículo “Cómo conducir con hielo y nieve” te sacará de dudas.

Documentación.

A los accesorios del apartado anterior, hay que sumarles una serie de papeles que también hay que llevar encima a la hora de conducir. Descubre a qué documentación nos referimos y evita disgustos innecesarios.

Carnet de conducir. El carnet de conducir es una pieza básica que no debe faltar nunca en nuestra cartera. Como ya sabes, esta tarjeta justifica que estamos cualificados para pilotar el vehículo que estemos conduciendo. Por ello, hay que actualizarla y modificarla cuando sea preciso. ¡Todos los datos deben ser correctos!

Nos podemos encontrar con varias sanciones cuando nos vayan a pedir este documento. Cuando no lo llevamos, la sanción es de 10 euros, no obstante, si lo tenemos pero sus datos están desactualizados -por ejemplo, has cambiado de domicilio y el documento no lo señaliza- la multa ascenderá a 80 euros.

Hay otros dos casos: cuando el permiso esté caducado, la multa será de 200 euros y en el caso de que tengas retirado el carnet, el castigo será de 500 euros y cuatro puntos.

Recuerda que para conducir en el extranjero es necesario el carnet de conducir internacional. Para conocer todos los detalles de este documento, puedes leer nuestro artículo “Carnet de conducir internacional: ¿cómo se consigue y dónde es válido?”.

Permiso de circulación. Este documento también es necesario llevarlo en el vehículo. Hablamos de un pequeño libro de color verde de cuatro páginas donde aparece la información más destacada del vehículo y de su titular. Entre otras cosas, en el permiso de circulación se contemplan los siguientes datos: matricula, marca, fecha de matriculación, número de plazas, el kilometraje del vehículo y la vigencia de la ITV.

Las secciones acumuladas en este libro son trascendentales para identificar el vehículo y a su conductor, por ello, las multas por no contar con dicha autorización ascienden a los 500 euros. Eso sí, en el caso de que dicho permiso exista pero no lo lleves encima, la multa tan solo será de 10 euros.

Tarjeta de la ITV y adhesivo en vigor.  La revisión técnica es una prueba fundamental la cual demuestra que nuestro vehículo está en las condiciones idóneas para circular. Por ello, la DGT obliga a que todos los coches transporten la tarjeta de la ITV. Dicho documento muestra el historial de revisiones que ha experimentado el coche y todos los arreglos que ha sumado con el paso del tiempo.

Con ello, las autoridades podrán cerciorarse de que el vehículo en cuestión tiene las inspecciones técnicas al día. También es obligatorio tener en vigor el adhesivo que muestra el año en el que se llevó la última ITV del automóvil.

¿Cuál es la multa que se puede llevar un conductor que no lleva la Tarjeta de la ITV? Actualmente, es una sanción reducida, ya que el importe a pagar es de 10 euros. Más dinero tendrán que ingresar aquellos conductores cuyos coches tengan caducada la inspección. En ese caso, la cuantía de la multa es de 200 euros.

Para conocer todos los detalles sobre las multas de tráfico: cómo pagarlas, cómo recurrirlas, cuáles son las más comunes, etc., nuestra “Guía sobre Multas de Tráfico” te resuelve todas las preguntas que te puedan surgir. ¡Consúltala!

Entre los documentos que eran obligatorios hace años, debemos destacar el certificado de pago del seguro del vehículo. Este papel era imprescindible y si no lo llevabas encima, la Guardia Civil te podía multar por ello. No obstante, esto cambió hace algunos años y ya no es necesario tenerlo dentro de nuestro automóvil.

Aun así, como ya sabrás, es primordial contar con un seguro para poder circular con el coche. Dicha condición es fundamental para pasar la ITV y para proteger, al menos a un tercero, en caso de accidente. En caso de que circules sin seguro, la multa oscila entre los 601 y 3.005 euros. ¡No te la juegues! El mejor tarificador para este tipo de seguros lo encontrarás en Terránea. Haz click en el banner y encuentra la póliza que más se adapte a tus necesidades.

 

DE NOTA

Paraguas. Persona precavida vale por dos y la lluvia no suele avisar.

Dinero. ¿No te ha pasado que necesitabas dinero y no tenías nada y además no había ningún cajero cerca? Pues llevar en el coche algunas monedas por si acaso no te va a venir nada mal.

Carrito con ruedas. Los carritos plegables que incorporó por primera vez el Citroën Xsara Picasso han sido una de las mejores ideas de la industria. Resulta enormemente práctico poder contar con un utensilio así cuando tienes que llevar varias cosas.

Bolsas de plástico. O bolsas de tela. Pueden servirnos tanto para hacer una compra, ahora que no dan bolsas, como para transportar algo del coche a casa, o incluso para meter cosas dentro y atarlas a algún gancho para que no se mueva por todo el maletero. Son útiles también para ponerlas en el suelo y no mancharnos si tenemos que arrodillarnos a cambiar una rueda. O incluso por si esto lo tienes que hacer bajo la lluvia y tienes que usar la bolsa de chubasquero, como las señoras de antes.

Guantes de trabajo. Las bolsas también te pueden servir para usarlas como manopla y no mancharte, pero es mejor que lleves un par de guantes de trabajo. Son baratos y te servirán incluso para no ensuciarte las manos cuando vayas a la gasolinera a hinchar las ruedas y quites los tapones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llama ahora