Agua o anticongelante. ¿Qué usar en nuestro coche?

Agua o anticongelante. ¿Qué usar en nuestro coche?

¿Cuál es la función del liquido anticongelante/refrigerante?

 

La función es el encargarse de contrarrestar el exceso de calor que genera el motor por el proceso de combustión y controlarlo de forma que la temperatura ideal de trabajo se mantenga aproximadamente en 90º. 

Si la temperatura se pasa, pueden ocurrir daños irreversibles en componentes como la bomba, los pistones, las bielas, y las válvulas que podrían deformarse por exceso de calor, o la tan temida junta de culata. 

Existen muchos conductores que deciden no comprar el líquido anticongelante y optan por usar agua corriente. 

Así que no está de más que lo tengamos en cuenta, lo revisemos habitualmente y en caso de duda o problema acudamos a nuestro mecánico. Más vale invertir unos pocos euros en el taller que romper el motor. 

Desde Motor Garage Racing, te comentamos:

 

Dentro de los cilindros, en el momento de la explosión del combustible es cuando se alcanza la mayor temperatura, unos 2.000 grados aproximadamente. Durante la fase de escape y el tiempo de admisión sigue disminuyendo, hasta llegar a unos 150 grados más o menos. Como la temperatura media dentro de los cilindros es muy elevada, el calor se propaga mediante sus paredes por todas las partes del motor 

Si nuestro coche no contara con un sistema de refrigeración, o sufriera una avería que redujera su función, la temperatura media se elevaría, provocando dilataciones y deformaciones de las distintas partes de la mecánica. Esto podría dar lugar al roce de los pistones con las camisas de los cilindros (que acabaría en un motor gripado en muy poco tiempo), quemar la junta de culata o incluso a rajar alguna de las piezas, sobre todo la culata ya que es más débil que el bloque motor. 

En definitiva, una avería muy, pero que muy “gorda”.

Otra función: calentar el habitáculo.

Sí, la calefacción se consigue gracias al calor del motor. Como el fluido refrigerante se encuentra a una temperatura elevada y tarda poco tiempo en calentarse, aprovechamos para hacer circular aire exterior a través de un radiador mediante un ventilador y que éste entre al habitáculo.

¿Podemos utilizar agua? Sí, pero no cualquier agua

Si recordamos las clases de química de los últimos cursos de primaria, ( qué recuerdos, ¿verdad….? ) recordaremos que el agua se llama químicamente H2O. Esa “O” significa oxígeno, por lo que oxida y corroe partes del delicado circuito. Además, y siguiendo con las clases de primaria, el agua cambia su estado líquido a sólido a menos de 0 grados y a vapor a más de 100 grados. (¿Te acuerdas de esas clases?)

Significa que, si utilizamos agua como refrigerante y dejamos nuestro coche aparcado en la calle, especialmente durante la noche, cabe la posibilidad de que ese líquido se congele, algo que no nos interesa para nada.

Por otra parte, usando agua como líquido refrigerante, no debe ser del grifo. El agua del grifo trae consigo cal, que atacaría y obstruiría a medio plazo partes del circuito provocando averias y mal funcionamiento del coche. Por tanto, de usar agua, que sea destilada. 

Las ventajas que ofrece el líquido anticongelante frente al agua se consiguen gracias a unos aditivos. Estos suplen los inconvenientes del agua al reducir el punto de congelación hasta unos 30 grados bajo cero aproximadamente, aumenta el punto de ebullición unos 20 ó 30 grados y evita el óxido y la cal.

¿Qué elementos forman el sistema de refrigeración del motor y pueden deteriorarse con el uso de agua en lugar de líquido refrigerante/anticongelante?

 

Bomba de agua 

Es la encargada de impulsar el agua a través del circuito, por lo que su correcto funcionamiento es muy importante. Su desperfecto, puede ocasionar la rotura de la correa de distribución.

Una bomba de agua puede tener un coste medio entre 45 – 150 euros,(Dependiendo modelo de coche), si usamos un recambio de segunda mano proveniente de desguace, lo que hace que la garantía de perfecto funcionamiento sea muy baja o nula. Mejor una nueva, aunque el coste sea más elevado.

Conductos internos (Manguitos / tuberías)

Por ellos circula el fluido refrigerante absorbiendo el calor que desprenden los cilindros y que se transmiten a través de las diferentes partes internas, por lo que es importante que no existan obstrucciones. Por ponerte un ejemplo para que veas lo que puede ocasionar el uso de agua como refrigerante/ anticongelante, intenta hacer pasar un cubito de hielo por una pajita de plástico

Termostato

Es una válvula que regula la temperatura del fluido. Cuando el motor aún está frío, permanece cerrado para que el líquido no pase por el radiador y se enfríe aún más; es decir, bloquea el paso del líquido hacia el radiador hasta que llegue a los 90 grados (su temperatura óptima).Una vez llegados a esos 90 grados aproximadamente, se abre y deja pasar el líquido hacia el radiador.

El uso de agua, provoca la acumulación de cal en él, con un funcionamiento erróneo o su rotura. Los termostatos no suelen ser muy caros (desde 4 hasta 30 euros, dependiendo del modelo) y normalmente se suele cambiar al mismo tiempo el líquido de refrigeración. En el taller tienes que calcular que el cambio costará de 100 a 400 euros añadiéndole el IVA.

Radiador principal

Cuando el termostato permanece abierto, el líquido refrigerante circulará hacia el radiador principal, que se encuentra en la parte frontal del vehículo. Entrará por una esquina de la parte superior del mismo y se dividirá circulando por finas tuberías dentro del radiador, facilitando su enfriamiento… Si usas agua y esta se congela en su interior, la broma (Dependiendo del modelo),  puede costar entre 80 y 250€ sólo el recambio… más la mano de obra, más el iva, más…

Vaso de expansión 

Se encuentra comunicado con el radiador y se ubica a una mayor altura de todos los componentes del sistema. Su función es absorber las diferencias de presiones que se dan en el interior del circuito. De no ser por él, la alta presión alcanzada cuando la temperatura del líquido es elevada acabaría reventando alguna parte del circuito. Cuando el motor se enfría ocurriría todo lo contrario, ya que al bajar la temperatura se generaría un vacío que podría deformar algún componente. 

Repararlo o cambiarlo… Lo mejor: Cambiar. ¿Por qué? Por muy profesional que sea quien la repare, las presiones que se producen, varían  y la reparación podría deteriorarse un par de veces al año. Con el coste de las dos reparaciones, pagas un recambio nuevo y podrás estar más tranquilo. El cambio, puede oscilar entre los 170 y los 400 euros, (dependiendo siempre del modelo del vehículo), incluida la mano de obra. 

¿Sabes rezar por tu bolsillo? Pues reza si por casualidad encuentras aceite en el vaso de expansión. Normalmente la fuga se encuentra en la junta de culata o el enfriador de aceite. Dos averías muy diferentes sobre todo porque la primera suele ser más difícil y cara de reparar. Si es la junta de culata, implica un coste muy elevado de reparación. De 800 euros no te va a salvar nadie. Consejo: Desconfía de un precio de una reparación más económica. A la corta, te saldrá mucho más cara, incluso tener que cambiar el motor al completo o dar de baja el vehículo si ya tiene unos años.

Usa el refrigerante correcto: los fabricantes usan diferentes materiales para las bombas de agua y las juntas del motor. Especifican el refrigerante que no dañará nada en sus motores.Y sobre todo, mira el color correcto del anticongelante usado…. Amarillo, verde, rosa o azul ( el color usado, depende del fabricante del motor)

¿Qué pasa entonces si utilizo agua directamente?

Lo que ocurre si utilizas agua para refrigerar el motor de tu coche es que vas a exponerlo a múltiples averías. Esto se debe a que el agua es corrosiva, por lo que podrá dañar distintos elementos del sistema de refrigeración. 

Como además el agua se congela a 0ºC, por debajo de esa temperatura aumentaría de volumen y podría dañar el motor. Lo mismo ocurre a la inversa: alcanza su punto de ebullición por encima de los 100ºC, por lo que no será capaz de refrigerar el motor cuando alcance temperaturas superiores. Y entonces te encontrarás con la escena del vehículo escupiendo vapor y humo, que en las películas queda muy bien, pero es un verdadero incordio en la vida real. 

El mantenimiento del automóvil, perdiendo unos pocos minutos cada cierto tiempo, te puede librar de sufrir alguna avería seria en el futuro. 

Algunas revisiones sencillas pueden ahorrarte grandes averías. 

Conclusión final 

A grandes rasgos, podemos decir que si no quieres gastarte unos euros de más en líquido anticongelante, tu motor no notará ninguna diferencia en su funcionamiento si decides emplear agua. ¿Qué me estás contando? Grandísimo error dicho en muchos talleres, que quieren verse beneficiados por las posteriores averías que ello provocará y garantizarse un cliente seguro… Huye de ahí si valoras los euros que llevas en el bolsillo. 

¿Qué sucede al usar agua en el motor? Léete de nuevo el articulo y usa calculadora para revisar el coste de las averías. Si el dinero no te importa, sigue usando agua del grifo. 

Características importantes del anticongelante que no posee el agua:

  • El agua se congela a 0º
  • El anticongelante no se congela. Puede bajar la temperatura exterior hasta los -30º y no congelarse. (Como el Vodka en Siberia, vamos… pero no se te ocurra echar vodka como anticongelante en el coche, que te vemos las intenciones…. Échatelo para tu interior mejor.).

Si vas en carretera, y la temperatura del motor sube muy deprisa, el primer consejo que te damos, es parar lo antes posible teniendo el máximo de precaución. Esperar a que enfrie el motor y abrir el vaso de expansión, comprobando que tiene líquido. Si no lo tiene, puedes usar agua normal hasta llegar a un taller para la purga, rellenado de liquido y verificación de posibles fugas. Pero si antes de salir de viaje, pasas con tu coche por nuestro taller a efectuar las revisiones oportunas, te ahorrarás sustos, disgustos y dinero…. Mucho dinero.

 

 

 

¿Cuándo vas a venir?. ¡¡¡Te esperamos !!! ( #TallerMGRBlog )

 

 

 

¿Llevas el depósito de combustible a mínimos? Lee esta información

EMPTY…. Depósito vacío

Circular en reserva no es buena idea y va contra nuestro bolsillo, sobre todo en los coches de gasolina. El motivo es que la gasolina es un combustible muy volátil y se evapora fácilmente. Cuanto más vacío está el depósito, más gasolina perdemos por evaporación.

Para muchos conductores , el color del testigo de reserva de combustible es un misterio porque nunca se les ha encendido, pero para otros, forma parte del sistema de iluminación habitual del salpicadero.

Para ambos, cuando se enciende la luz de reserva comienza la cuenta atrás. A corto plazo para exponerse al peligro que supone quedarse tirado en alguna cuneta en el mejor de los casos y a largo plazo para enfrentarse a averías que pueda provocar circular con el combustible que nos queda en el fondo del depósito.

¿Cuánto dura la reserva?

Depende de cada vehículo y del volumen de cada tanque, ya que será superior cuanto más grande sea el depósito. La reserva equivale al combustible necesario para que podamos llegar a una gasolinera, y que en la mayoría de vehículos anda cerca de los 50 o 60 kilómetros.

Si se te enciende la luz de reserva es conveniente buscar la gasolinera más cercana y evitar tentar a la suerte.

Pero ¿Qué ocurre cuando nos quedan un par de litros en el depósito? Le estamos dando mucho más trabajo a la bomba. Por otra parte, la refrigeración de la bomba de gasolina la hace el propio combustible y una succión defectuosa provoca que las burbujas de aire se cuelen en el circuito, perjudicando la refrigeración además de empobrecer la mezcla de aire y combustible.

El problema de los sedimentos

Los residuos del fondo del depósito pueden atascar los inyectores. ( Adiós al sueldo de dos meses)

¿De dónde vienen las impurezas? ¿Cómo se forman?

Lo primero que se nos viene a la cabeza es la calidad del combustible con el que llenamos el depósito en cada gasolinera, hay gasolinas más caras y más baratas, “por algo será”, pensamos. Existen muchos mitos y bulos acerca de esto.

(En España la Compañía Logística de Hidrocarburos distribuye el combustible para todas las compañías, el cual sigue todas las normas de calidad y es exactamente igual para todas las distribuidoras.)

En los motores diésel la suciedad se acumula en los inyectores y en el filtro de partículas, mientras que en los vehículos de gasolina la suciedad se acumula en las válvulas de admisión, inyectores y pistones. Una limpieza ronda en Motor Garage Racing completa, los 180€ si no hay mayores problemas

Por lo tanto, además de llevar un correcto mantenimiento del vehículo, dos consejos para evitar estas circunstancias:

  • En primer lugar no apurar el depósito de nuestro coche y procurar no llegar a la reserva
  • Y por otra parte, cuidarse de repostar en una gasolinera cuando nos encontramos con un camión que está descargando el combustible en ella, (en esos momentos se remueve todo el combustible de los tanques con la consiguiente mezcla de impurezas).

Si quieres evitar averías, no apures el tanque de combustible hasta la última gota

Los componentes de sistema de alimentación de combustible pueden sufrir costosas averías si exprimimos hasta la última gota de combustible que queda en el tanque.

¿Qué puede pasarnos? ¿Cómo evitar estos problemas?

Reemplazar una bomba de combustible es una broma muy cara – especialmente en mano de obra – y en algunos coches implica desmontar el depósito de combustible e incluso el eje trasero.

¿Qué tal suenan casi cuatro cifras o las cuatro cifras de factura? Por otra parte, al apurar el tanque de combustible la bomba absorbe los sedimentos que con el tiempo se forman en el fondo del depósito. Estos sedimentos pueden con el tiempo atascar partes de la bomba de combustible, el filtro, la bomba de combustible de alta presión e incluso llegar a los inyectores. Un fallo de los tres componentes puede darse en casos extremos, y sobra decir que el precio de reemplazar estos componentes puede ser altísimo, especialmente en los coches diésel modernos.

¿Pueden multarte por quedarte sin combustible en la carretera?

No repostar a tiempo puede traducirse en una sanción económica de 200€ y en una avería (Leve, moderada o seria).

En realidad, el reglamento general de circulación, no sanciona la falta de combustible, pero sí las circunstancias que normalmente rodean a esta pequeña catástrofe. A saber: estacionar en un lugar indebido y/o realizar maniobras que pongan en riesgo al conductor o a otros usuarios de la vía.

Sobre la primera, en el artículo 90 se dice que: “la parada o el estacionamiento de un vehículo en vías interurbanas deberá efectuarse siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén”. Hacer lo contrario, salvo en caso de avería o accidente, se traduce en una sanción de 200 euros (sin pérdida de puntos). Sin gasolina no se estaciona fácilmente donde uno quiere.

De hecho, cuando el depósito se vacía de golpe, el motor se para y desaparece la asistencia a la dirección y la efectividad de los frenos, de modo que mientras el conductor logra detenerlo del todo, el vehículo se convierte en un elemento sin excesivo control y capaz de motivar situaciones de riesgo. Y ahí se queda.

Entonces el automovilista puede ser multado por conducción negligente: “Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía”. La sanción también es de 200 euros.

El automovilista debe señalizar la situación con los triángulos de peligro y siempre con el chaleco puesto, a no ser que quiera exponerse a una multa de 80 euros.

Ya estas estacionado, con los triángulos de emergencia puestos, luces de emergencia encendidas, chaleco puesto… pero… ¿Dónde está la gasolinera más próxima? La reacción natural será llamar al servicio de asistencia en carretera del seguro para que envíe una grúa. Pero ¿esta circunstancia está cubierta?

Otra alternativa, si la suerte ha querido que haya una estación de servicio cerca, es acudir a ella a por combustible. Pero no servirá cualquier garrafa o botella que llevemos, sino solo los homologados por la normativa sobre transporte de mercancías peligrosas, que prevé multas de entre 2.000 y 3.000 euros para quien utilice garrafas o botellas sin homologar. No merece la pena arriesgarse: no son caros y los venden en las propias gasolineras. Eso si… deberemos aguantar las miradas con cierta ironia de los empleados a tal hecho.

Las posibles sanciones terminan aquí, pero no los problemas. Al menos para los coches de gasóleo. Uno de gasolina se pondrá en marcha de nuevo en cuanto reciba combustible suficiente, pero en un diésel tal vez sea necesario purgar el circuito, por lo que no quedará más remedio que llevar el coche al taller, si no se tiene experiencia en la purga. Si se tiene algo de experiencia en ello, no deberías quedarte sin combustible a no ser que te quieras gastar un dinero en reparaciones.

Poniendo un ejemplo:

Te has quedado sin combustible en una autopista…

  • Te quedas estacionado en el arcén …,,,,,,,,,,,,,,,,… 200€
  • Conducción negligente…………………,,,,,,,,,,,,,,,,……..200€
  • No llevas ni triángulos ni chaleco: ………,,,,,,,,,,,,,,,,,…80€
  • Llevas el combustible en botellas recicladas…….. 2000€

Total de la broma……….. 2480 €

(sin contar posibles averías internas por la circulación continuada con el depósito siempre a mínimos )

La policía encargada de la seguridad en las carreteras, además te pondrán la cara colorada..

Te puede interesar leer esto:

Encendido de luces en el cuadro

Encendido de luces en el cuadro

“Se me enciende una lucecita en el coche….”

 

Decenas de personas acuden a nuestras instalaciones con esa frase tan común. Al preguntarles qué lucecita se enciende, no saben decir exactamente el significado de la misma.  Hay casos en que se han presentado diciendo que además de encenderse un pilotito rojo, oyen un pitido y al rato el coche ha dejado de funcionar…  y alguna vez hemos tenido que aguantar la risa al comprobar que el “pilotito” y el “pitidito” es por falta de combustible.  Ya hablaremos de las actuaciones de los conductores de las grúas cada vez que recogen un coche en las calles o carreteras en otro post… Eso sin contar las veces que nos han venido preocupados porque aparecía un dibujo de una figura con una banda que le cruzaba el pecho en rojo y el coche pitaba durante un rato.

 

Dejemos claro un simple código de colores…: 3 colores…. Rojo, amarillo y verde. Es fácil, no?

 

Rojo= Peligro. Amarillo=precaución, verde= informativo

 

Las “lucecitas” que se encienden en el cuadro de mandos de tu coche, son dibujitos que te informan o advierten de cómo está tu coche, desde el punto de vista mecánico, eléctrico o electrónico.

 

Hasta hace poco, eran pocos avisos que salían en el cuadro, pero según avanza la tecnología, aparecen cada día más, hasta llegar cerca de 100 diferentes y de diferentes colores.

 

Estamos acostumbrados a los 5 o 6 más conocidos, pero ¿realmente sabemos cuándo parar de emergencia, llevar el vehículo cuanto antes al mecánico o cuando es un simple aviso?

 

Seguramente, los que más conoces, son:

 

  • Luces largas
  • Luces antiniebla delanteras y traseras
  • Intermitencias
  • Freno de mano
  • Presión de aceite
  • Temperatura del líquido refrigerante
  • Puertas abiertas
  • Nivel de combustible
  • Cinturón de seguridad
  • Batería.

 

Normalmente, estas luces son informativas y tras arrancar el vehículo, se apagan ( excepto las de las luces si las llevamos encendidas y los intermitentes cuando los accionamos).

 

Pero hay una “lucecita”, “chivato”, “icono”, o como prefieras llamarlo, que TODOS le  tenemos pánico cuando se enciende y no se apaga y sabemos su significado: El testigo de motor

 

 

 

 

Problema de motor

 

Se enciende cuando existe un problema anómalo, y que el coche no sabe dónde es exactamente.  Si se te enciende, SEGURO que el coche lo notarás que tiene mucha menos fuerza o potencia. Eso es debido a que se ha puesto en modo de emergencia para que los daños, sean mínimos (pero no te salva del susto)

Puede darse en el caso de un simple problema con los gases, inyección… La mejor opción es llevar el coche al taller lo antes posible. Puede no ser nada…. O “costar más el collar que el perro”. Primero, realizar una diagnosis profunda para saber dónde está exactamente el problema. Después, informarte del coste de la reparación.

Recuerda: Si cuando arranques el motor se te queda alguna marca encendida de color…

  • ROJO: Párate de inmediato de forma segura y llama a asistencia y que lleven tu vehículo al taller. Si vas a meter la mano, ten cuidado…. Te podrías quemar.
  • AMARILLO: Lleva cuanto antes el vehículo a efectuar una revisión.
  • VERDE: No tienes que hacer nada, excepto apagar las luces y comprobar que los intermitentes están en posición off

Desde Motor Garage Racing, te deseamos buenas vacaciones y te esperamos en la revisión post-vacacional

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llama ahora