Artículos básicos que te ayudarían a enfrentar cualquier emergencia.

Es probable que no lleves todos los elementos que te mostramos en este apartado. Revisa bien tu vehículo y asegúrate de que esto no es así. De lo contrario tu bolsillo y tu seguridad se verán bastante afectados.

La experiencia de manejar un vehículo hoy no es la misma que la de hace 15-20 años. Hay avances en tecnología y seguridad que nos ayudan a tener un viaje más placentero. Existen decenas de accesorios que complementan nuestra conducción.

Son objetos prácticos que nos facilitan la vida. Hoy un gran porcentaje de conductores usan las aplicaciones de tránsito disponibles en los teléfonos. Por ello, es común observar accesorios que nos ayudarán a mantener nuestro Smartphone en óptimo estado mientras nos movemos.

Te dejamos una lista con los accesorios que un conductor debería llevar en el auto para enfrentar cualquier emergencia, pero si salimos de viaje en invierno, te recomendamos leer este post.

Cargador de teléfono. El GPS y las aplicaciones de navegación se han convertido en aliados de la conducción. Para evitar quedarte sin batería en el mejor de los casos, es importante tener en el auto un cargador de mechero, con entrada USB.

Linterna. Imagina que vas manejando en medio de la noche y tu auto sufre un desperfecto. O que buscas un objeto en el maletero y no lo encuentras. Tener una linterna práctica, recargable y potente puede ser de mucha ayuda frente a cualquier emergencia.

Líquidos del auto. Estos accesorios deberían ser obligatorios si realizarás un viaje largo. Lo líquidos esenciales más comunes que puedes llevar en pequeños envases son el aceite de motor, refrigerante y líquido limpiaparabrisas, aparte de una botella de agua.

 

Pinzas para la batería. Existen ciertos imprevistos que nos pueden sorprender en el camino. Uno de ellos es quedarte sin batería, por lo que necesitarás unas pinzas de arranque que te ayuden a encender el vehículo. La mejor opción es optar por un juego de ellas unidas a una batería portátil.

Botiquín de primeros auxilios. Los servicios de transporte público están obligados a tenerlo uno, pero es muy raro encontrarlos en autos particulares. Revisa constantemente que los productos no estén vencidos para estar preparado frente a cualquier emergencia.

Cinta. Imagina que tu espejo fue golpeado y queda colgando solo por un cable. O que un pequeño golpe descuadró el parachoques y solo se mantiene fijo de un lado. Tener una cinta adhesiva te puede salvar de una multa mientras lo conduces al taller para repararlo.

Extintor. Hemos visto decenas de videos en los que distintos vehículos  terminan incendiándose. Un cortocircuito en el sistema eléctrico del vehículo terminaría calcinándolo por completo. Con un pequeño extintor en la matera podríamos evitar una tragedia como esa, y no son extremadamente caros ni voluminosos.

Soporte para celular. Si vas a utilizar alguna aplicación de navegación en tu Smartphone, es preferible mantenerlo en el tablero del auto. De esta manera tendrás una buena visibilidad tanto del camino como del celular. Presta atencion a la colocación del soporte que no te elimine parte de la visibilidad.

Herramientas. No hace falta tener un juego de herramientas tan complejo como para realizar cualquier mejora mecánica de emergencia en nuestro auto. De hecho, algunos modelos vienen con un juego de ellas (herramientas básicas) acoplado en algún compartimiento del maletero.

Rasqueta. Importante para quitar el hielo del parabrisas en época invernal, aunque debes saber que con llevar un cartón duro es suficiente, o con una tarjeta del banco, por ejemplo.

Recipiente vacío. Será suficiente con una botella de plástico de medio litro. Te puede ser útil para diversas cosas: por ejemplo, para rellenarla de gasolina si te has quedado tirado o para para llenarla de agua en una fuente cercana si te has quedado sin agua en el limpiacristales. Ya que vas a llevar en el coche la botella, procura que contenga algo de agua; no te servirá para beber, a menos que la acabes de rellenar, pero sí para limpiar alguna cosa puntual. Por ejemplo el ‘regalito’ que te ha dejado una cigüeña en medio del parabrisas.

Trapo. Precisamente por situaciones como el ejemplo anterior, llevar en el coche un trapo siempre nos va a ser útil. Incluso puedes aprovechar los atascos prolongados para quitar el polvo del salpicadero. Si quieres rizar el rizo, lleva un paquete de toallitas de bebé, son mágicas para quitar manchas imposibles.

Alambre. O bien una cuerda, pulpos o bridas. Cualquier cosa con la que poder atar algo o sujetar una pieza del coche que se ha desprendido. Por ejemplo una aleta, el retrovisor o el parachoques. Todo conductor de autobús o camionero al que le preguntes te hablará de la enorme utilidad de un trozo de alambre.

Accesorios obligatorios en el coche en 2018

Chaleco reflectante. Aunque parezca una tontería, esta prenda puede salvar la vida de todo conductor en momentos puntuales. Nadie se espera una avería de su vehículo justo cuando circula en carretera. Sin embargo, esta circunstancia nos puede pasar a cualquiera.

A la hora de bajarnos de nuestro coche (pisando la calzada o el arcén) cuando el chaleco reflectante juega un papel fundamental. Los demás conductores deben percibirnos con la suficiente antelación cuando nos encontremos en la carretera y, gracias a esta prenda, pueden hacerlo a 150 metros. De esta forma, se garantiza más la seguridad de todo aquel que salga de su automóvil en vías interurbanas.

¿Qué sanción nos espera si no nos ponemos el chaleco reflectante en estas situaciones? El peor castigo de todos es que tengamos un disgusto con otro conductor que no nos vea a tiempo. En el caso de que la DGT detecte esta falta, la penalización será de 200 euros (100 euros con pronto-pago) y la retirada de tres puntos del carné. Como podrás comprobar, ¡no merece la pena salir del coche sin este chaleco!

Triángulos de señalización. Hablamos de otras piezas claves cuando estamos en las circunstancias que hemos explicado con el chaleco reflectante. El triángulo se convierte en un accesorio fundamental cuando tenemos un accidente o cuando nos quedamos tirados en la carretera con nuestro coche. Permite dar visibilidad a nuestro problema, hecho que evita múltiples accidentes.

La DGT impone la obligación de llevar dos triángulos de preseñalización de peligro. ¿Por qué dos? Puesto que, en el caso de tener un percance en una calzada de doble sentido, debemos colocar un triángulo delante y otro detrás de nuestro automóvil. Cuando la carretera es de un único sentido, solo es necesario colocar uno detrás. En todos los casos, los triángulos deben estar a 50 metros del coche y deben ser visibles a una distancia de 100 metros.

La multa que recibimos si no transportamos dos o más triángulos de preseñalización de peligro en nuestro vehículo alcanza los 200 euros. Es decir, en este caso, no se multa colocar el objeto en la calzada, sino tenerlo disponible en nuestro automóvil.

Rueda de repuesto o kit antipinchazos Los pinchazos en las ruedas son un riesgo que nuestro vehículo corre cada vez que sale a la carretera. Por ello, la DGT impuso durante muchos años como algo obligatorio la rueda de repuesto. Esta era un elemento fundamental que no podía faltar en ningún vehículo.

Sin embargo, con el desarrollo tecnológico, otras opciones se han ganado un hueco en el marco legal, sustituyendo en algunos casos al quinto neumático. Hablamos de alternativas como el kit antipinchazos o la rueda de galleta.

El primero es un equipamiento de herramientas que permite arreglar un pinchazo de forma momentánea y circular hasta el taller más cercano para cambiar el neumático. Por su parte, la rueda de galleta tiene un menor tamaño que la de repuesto y sirve para circular a menos de 80km/h hasta el punto de sustitución de neumáticos más cercano.

Tanta ha sido la popularidad de estos kits y de estas ruedas, que muchas marcas de automóviles comercializan nuevos vehículos con estas prestaciones, sustituyendo a la rueda de repuesto. ¿El objetivo? Ahorrar espacio dentro del automóvil. Pero… Conocemos y sabemos leer los neumáticos?. Si no sabes, en este post te enseñamos cómo hacerlo

Cadenas. Las cadenas pueden ser obligatorias. Somos conscientes de que las cadenas, como norma general, no tienes la obligación de llevarlas en tu coche. La Guardia Civil no te puede multar si no llevas este complemento de los neumáticos indispensable cuando hay grandes nevadas y heladas.

No obstante, puede haber momentos en los que las cadenas son obligatorias en determinadas vías porque las condiciones climáticas así lo provocan. La DGT se encarga de establecer esta alerta, la cual deben respetar todos los conductores que vayan a circular por esas carreteras.

En estos casos, el hecho de no llevar cadenas puede suponer una multa que alcance los 200 euros. Se trata de una sanción casi inevitable, ¡ya que es probable que te quedes atrapado en la nieve!

Para conocer los tipos de cadenas que existen, cómo se colocan y los consejos imprescindibles para conducir con hielo y con nieve, nuestro artículo “Cómo conducir con hielo y nieve” te sacará de dudas.

Documentación.

A los accesorios del apartado anterior, hay que sumarles una serie de papeles que también hay que llevar encima a la hora de conducir. Descubre a qué documentación nos referimos y evita disgustos innecesarios.

Carnet de conducir. El carnet de conducir es una pieza básica que no debe faltar nunca en nuestra cartera. Como ya sabes, esta tarjeta justifica que estamos cualificados para pilotar el vehículo que estemos conduciendo. Por ello, hay que actualizarla y modificarla cuando sea preciso. ¡Todos los datos deben ser correctos!

Nos podemos encontrar con varias sanciones cuando nos vayan a pedir este documento. Cuando no lo llevamos, la sanción es de 10 euros, no obstante, si lo tenemos pero sus datos están desactualizados -por ejemplo, has cambiado de domicilio y el documento no lo señaliza- la multa ascenderá a 80 euros.

Hay otros dos casos: cuando el permiso esté caducado, la multa será de 200 euros y en el caso de que tengas retirado el carnet, el castigo será de 500 euros y cuatro puntos.

Recuerda que para conducir en el extranjero es necesario el carnet de conducir internacional. Para conocer todos los detalles de este documento, puedes leer nuestro artículo “Carnet de conducir internacional: ¿cómo se consigue y dónde es válido?”.

Permiso de circulación. Este documento también es necesario llevarlo en el vehículo. Hablamos de un pequeño libro de color verde de cuatro páginas donde aparece la información más destacada del vehículo y de su titular. Entre otras cosas, en el permiso de circulación se contemplan los siguientes datos: matricula, marca, fecha de matriculación, número de plazas, el kilometraje del vehículo y la vigencia de la ITV.

Las secciones acumuladas en este libro son trascendentales para identificar el vehículo y a su conductor, por ello, las multas por no contar con dicha autorización ascienden a los 500 euros. Eso sí, en el caso de que dicho permiso exista pero no lo lleves encima, la multa tan solo será de 10 euros.

Tarjeta de la ITV y adhesivo en vigor.  La revisión técnica es una prueba fundamental la cual demuestra que nuestro vehículo está en las condiciones idóneas para circular. Por ello, la DGT obliga a que todos los coches transporten la tarjeta de la ITV. Dicho documento muestra el historial de revisiones que ha experimentado el coche y todos los arreglos que ha sumado con el paso del tiempo.

Con ello, las autoridades podrán cerciorarse de que el vehículo en cuestión tiene las inspecciones técnicas al día. También es obligatorio tener en vigor el adhesivo que muestra el año en el que se llevó la última ITV del automóvil.

¿Cuál es la multa que se puede llevar un conductor que no lleva la Tarjeta de la ITV? Actualmente, es una sanción reducida, ya que el importe a pagar es de 10 euros. Más dinero tendrán que ingresar aquellos conductores cuyos coches tengan caducada la inspección. En ese caso, la cuantía de la multa es de 200 euros.

Para conocer todos los detalles sobre las multas de tráfico: cómo pagarlas, cómo recurrirlas, cuáles son las más comunes, etc., nuestra “Guía sobre Multas de Tráfico” te resuelve todas las preguntas que te puedan surgir. ¡Consúltala!

Entre los documentos que eran obligatorios hace años, debemos destacar el certificado de pago del seguro del vehículo. Este papel era imprescindible y si no lo llevabas encima, la Guardia Civil te podía multar por ello. No obstante, esto cambió hace algunos años y ya no es necesario tenerlo dentro de nuestro automóvil.

Aun así, como ya sabrás, es primordial contar con un seguro para poder circular con el coche. Dicha condición es fundamental para pasar la ITV y para proteger, al menos a un tercero, en caso de accidente. En caso de que circules sin seguro, la multa oscila entre los 601 y 3.005 euros. ¡No te la juegues! El mejor tarificador para este tipo de seguros lo encontrarás en Terránea. Haz click en el banner y encuentra la póliza que más se adapte a tus necesidades.

 

DE NOTA

Paraguas. Persona precavida vale por dos y la lluvia no suele avisar.

Dinero. ¿No te ha pasado que necesitabas dinero y no tenías nada y además no había ningún cajero cerca? Pues llevar en el coche algunas monedas por si acaso no te va a venir nada mal.

Carrito con ruedas. Los carritos plegables que incorporó por primera vez el Citroën Xsara Picasso han sido una de las mejores ideas de la industria. Resulta enormemente práctico poder contar con un utensilio así cuando tienes que llevar varias cosas.

Bolsas de plástico. O bolsas de tela. Pueden servirnos tanto para hacer una compra, ahora que no dan bolsas, como para transportar algo del coche a casa, o incluso para meter cosas dentro y atarlas a algún gancho para que no se mueva por todo el maletero. Son útiles también para ponerlas en el suelo y no mancharnos si tenemos que arrodillarnos a cambiar una rueda. O incluso por si esto lo tienes que hacer bajo la lluvia y tienes que usar la bolsa de chubasquero, como las señoras de antes.

Guantes de trabajo. Las bolsas también te pueden servir para usarlas como manopla y no mancharte, pero es mejor que lleves un par de guantes de trabajo. Son baratos y te servirán incluso para no ensuciarte las manos cuando vayas a la gasolinera a hinchar las ruedas y quites los tapones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llama ahora

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar