Se acerca el invierno…

The Winter is comming…

Una frase escuchada hasta la saciedad, ¿verdad?

Pues no va muy desencaminada en esta época de año en que el invierno se ha presentado antes que el otoño, o lo ha engullido de forma estrepitosa.

Las personas, para combatir la gélida etapa del invierno, tomamos bebidas calientes, encendemos chimeneas, comemos más de cuchara, nos abrigamos más, pero… ¿ Como cuidar a nuestros vehículos en estas fechas?

En Motor Garaje Racing, te damos una serie de consejos para que disfrutes de tu vehiculo en el frio próximo de las vacaciones invernales ( Y tan próximo…).

Para un buen mantenimiento, conocer el cuidado de nuestro vehiculo, y saber cuales son los accesorios indispensables, es necesario revisar antes del comienzo del frio verdadero los siguientes puntos. Nos lo agradecerá, y evitará averias y costes elevados de reparación en caso de producirse alguna.

Amortiguadores

  • Manchas de aceite
  • Oxido
  • Guardapolvos

Normalmente, y en situaciones normales, es conveniente realizar una revisión cada 20.000 kilómetros. El conductor no se percata de su deterioro. Los amortiguadores no sólo son para procurar comodidad a la hora de conducir, sino que también son una garantía de seguridad, puesto que ayudan a controlar el vehículo.

De hecho, es uno de los tres componentes del llamado «Triángulo de la seguridad», junto a los neumáticos y los frenos.

El correcto estado de un amortiguador depende de varios factores, como el estado de la carretera, la carga que lleva en el vehiculo habitualmente, el kilometraje y efectos de desgaste como el frío, el calor o la humedad.

¿Cómo saber si la suspensión necesita una revisión?

1) El coche rebota en exceso

Empuja la carrocería de tu coche hacia abajo con tu cuerpo. La suspensión no debería rebotar cuando sueltes el coche.

2) Tu coche está desnivelado

Si tu coche está desnivelado – compruébalo en terreno llano – hay problemas graves en el sistema de suspensión.

3) El coche hace extraños en curva o en apoyos fuertes

Respeta los intervalos de cambio de amortiguadores recomendados por el fabricante. Según el uso del coche, incluso tendrás que adelantarlo.

4) Hay un desgaste anormal en los neumáticos

5) Escuchas ruidos extraños en baches o en curvas

Amortiguadores en mal estado: consecuencias

  • Detectar amortiguadores en mal estado puede ahorrarte más de un susto en la carretera.
  • La adherencia en las curvas, la pérdida de dirección y el aquaplanning son algunas de las consecuencias más habituales.
  • Además, la distancia de frenado también aumenta notablemente.
  • Finalmente, el mal estado de los amortiguadores también puede hacer que el resto de las piezas del sistema de suspensión sufran un desgaste más rápido .

Escobillas limpiaparabrisas

Más o menos la duración de unas escobillas en óptimas condiciones suelen ser de un año. Pero hay ciertos síntomas que te pueden hacer ver que el cambio está más cercano o por el contrario, más lejano. Son las siguientes:

  • Obligatorio el cambio: cuando en el cristal aparecen superficies de agua que perduran, velos o marcas de vibraciones.
  • Recomendable: los primeros signos de envejecimiento de las escobillas son que empiezan a aparecer rayas a lo largo del campo visual del conductor. A partir de este momento tendremos que vigilarlas antes de que pase a mayores.

Consejos para el mantenimiento

Desde Motor garaje Racing te damos una serie de consejos para el mantenimiento de las escobillas consiguiendo aumentar la vida útil de estos recambios.

  • Cuando hagamos una limpieza general del coche es un buen momento para limpiar también las escobillas. Se hace con un trapo humedecido con agua (No utilizar productos químicos).
  • Comprobar periódicamente si hay líquido anticongelante en el depósito del limpia. De esta manera evitaremos que la goma se congele y se rompa.
  • Cuando lleguen noches de mucho frío y heladas, es recomendable levantar las escobillas o en su defecto, colocar un plástico o cartón entre éstas y la luneta.
  • Nunca actives las escobillas si el cristal está congelado.
  • Sustituye las escobillas una vez al año: La mejor época, el otoño. De esta forma las tendremos nuevas cuando haya lluvia, nieve o heladas (otoño e invierno), y llegarán al final de su vida útil en verano que es cuando menos precipitaciones hay.

Filtros

  • Aceite

Se recomienda cambiar el filtro de aceite cada vez que se cambie el aceite del motor. No apurar los limites de kilometros. No es para nada aconsejable, aunque te lo indiquen esos “amigos” que entienden de ello.

  • Aire

Los síntomas de un filtro de aire en mal estado:

  • Presenta un aspecto ennegrecido por hollín.
  • Incremento del consumo de combustible.
  • Pérdida de prestaciones del vehículo
  • Combustible

Un filtro de combustible en mal estado se puede percibir por:

  • Vacíos de potencia del motor: Se producen espacios breves de tiempo en el que el motor no desarrolla su potencia habitual.
  • Humo en el sistema de escape más negro de lo habitual: La combustión no ha sido perfecta y se generan más humos de combustión que los que se producen en el caso óptimo.
  • Habitáculo

El filtro de habitáculo es un elemento que se inserta en el circuito de calefacción y aire acondicionado del mismo y limpia de impurezas el aire que va al interior del vehículo. Las impurezas que detiene el filtro de habitáculo son principalmente: polen, polvo, y hollín de los gases de combustión de los vehículos precedentes. Normalmente, se percibe un mal estado del filtro de habitáculo por:

  • La pérdida de la potencia de ventilación del sistema de aireación del vehículo.
  • Malos olores.

Neumáticos

Lo primero que tienes que hacer es revisar a fondo tus neumáticos, comprobar que están en buen estado.

  • Estado general
    Puedes saber más sobre los neumaticos en el post “Haz CLICK aqui

Profundidad de dibujo

  • Por ley, la profundidad del dibujo del neumático debe ser superior a 1,6 milímetros para que el vehículo tenga adherencia. Pero en invierno, es recomendable que el dibujo de la banda sea por lo menos de 3 milímetros, para mejorar la distancia de frenado. No escatimes en el cambio de ruedas.

Tipo de neumático

  • En las zonas con una climatología extrema ya es normal el uso de un tipo especifico de neumáticos, que  garantizan un agarre superior a los normales, a bajas temperaturas.
  • También los hay para las cuatro estaciones. Su uso está indicado para zonas con temperaturas de hasta 40 grados en verano y 20 grados bajo cero en invierno. Son más caros que uno “estandar” pero se trata de una inversión en seguridad a largo plazo.

    Conocer más sobre los neumáticos

Controlar Presiones

  • Las bajas temperaturas deshinchan los neumáticos con más facilidad. Al contrario que en verano, cuando los neumáticos se dilatan por el calor.

Frenos

Es recomendable controlar el estado de las pastillas cada 10.000 kilómetros, o cuando existe una variación de la trayectoria al frenar, el recorrido del pedal varía, falta de potencia y precisión al frenar o el encendido del testigo de frenos.

Iluminación, antiniebla

Revisa y cambia las bombillas del sistema de alumbrado fundidas. No te olvides del sistema anitiebla trasero ni del delantero.

La iluminación de nuestro coche tiene 4 enemigos principales:

  • La falta  de calidad de la lámpara
  • El mal reglaje de los faros, tanto en altura como lateralmente
  • La pérdida de transparencia del “cristal” (en realidad son de material plástico casi todos)
  • La suciedad, tanto en el interior como en el exterior del faro

Para mejorar estos apartados, te damos unos consejos:

Usar Lámparas de alta luminosidad

Existen diversos tipos de bombillas para el coche y no son intercambiables, Es muy importante que conozcamos el tipo de lámpara que lleva nuestro coche (leete el manual de usuario de tu vehiculo), H1, H3, H4, R2, H7… y, cuando lo sepamos, comprar solo el modelo adecuado e indicado.

La mayoría de las lámparas baratas que hay en el mercado, tienen una mala calidad del filamento y también de la ampolla. Las buenas son de cuarzo y aguantan mucho mejor la altísima temperatura que alcanza el filamento incandescente. Las baratas (de cristal más fino y peor aleación de tungsteno) se funden con facilidad, pierden brillo y su cristal se oscurece

No te recomendamos montar lámparas de más potencia que las que traiga de fábrica el coche.

Correcto reglaje de los faros del coche

Para un correcto reglaje de los faros del coche, es mejor utilizar una plantilla sobre una pared en vez de la clásica máquina que se usan en los talleres.

Regular bien el faro requiere de paciencia y meticulosidad y son necesarias dos cosas nada fáciles de obtener: un suelo lo más plano y horizontal posible y una pared lo más plana y perpendicular a ese plano posible. Coloca el coche perpendicular a la pared (mide que el centro de cada una de las llantas delanteras esté exactamente a la misma distancia del muro), enciende los faros y marca con una tiza el borde del haz de luz de cada faro.

En el manual de usuario del coche te indica a qué distancia debe estar el coche de la pared y la posición del centro de luz en la pared. Toma esas medidas y haz una plantilla que puedas poner en la pared. Moviendo los tornillos de ajuste de los faros, posiciona su centro focal exactamente en la marca que indica el fabricante. A veces es imposible ajustar el faro, normalmente porque la bombilla está mal montada y no está bien asentada sobre su zócalo. Si es tu caso, comprueba que la lámpara esté bien asentada y plana sobre el zócalo y el muelle que la presiona bien fijado.

Pulir el cristal del faro del coche

Los cristales de los faros de los coches, han dejado de ser de vidrio y en su lugar se utiliza un material plástico. El problema es que este material sufre mucho con la radiación ultravioleta, y los lavados automáticos con rodillos de cerdas, que deterioran la capa superficial protectora.

Si ves que los cristales de los faros de tu coche están mates, rayados o amarillentos, tendrás que pulirlos. Puedes hacerlo tú mismo si tienes algo de paciencia y maña.

Limpiar los faros del coche

Un faro sucio no sólo hace que perdamos luminosidad, también provoca más deslumbramientos, ya que la luz no se refleja y se reparte de manera homogénea y aparece mucha luz dispersa.

Sistema de escape y catalizadores

Motor Garaje Racing, limpieza de sistemas

¿Qué lo estropea?

 La circulación a bajas revoluciones o escasa velocidad.

2º Utilización de gasolinas baratas:

3º No tener en buen estado el sistema de inyección o ignición:

4º No llegar al régimen de funcionamiento óptimo:

5º Consumo de aceite, agua por junta de culata.

    ¿Cómo podemos evitar esto?

    1º Cada 15 días, es aconsejable hacer un viaje de más de 100km a una velocidad entorno 100-120km. Para que se alcance una temperatura tanto en motor como en el escape para que se produzca la auto limpieza.

    2º Usar la mejor calidad de gasolina y gasoil posible: Ya que los combustibles de mejor calidad son aquellos que usan en sus composiciones adictivos para mejorar el rendimiento y el mantenimiento interno de nuestro motor, sistemas de inyección y escape.

    3º Cambiar filtros de combustible reparar inyectores, cambiar bujías y cables, en el periodo marcado por el fabricante o al mínimo síntoma de fallo. Esto hará que mantengamos el catalizador en buen estado aumentado la vida útil del mismo.

    4º Dejar calentar el vehículo, para que tenga una buena temperatura el motor y el escape para no producir tirones o fallos, que produzca que emitamos combustible sin quemar al escape.

    5º Reparar las fugas de aceite, consumos de agua y optimizar la inyección, para tener el catalizador en fantásticas condiciones de uso, usar adictivos a mayores de los que tiene las gasolinas hará que limpiemos el sistema de inyección para favorecer que los gases de escape sean los mejores posibles.

    ¿Fallos más significativos?

    • Un catalizador en mal estado hará que no podamos pasar la ITV por superar la emisiones de gases permitidas.
    • Mayores consumos, inestabilidades y brusquedades en la aceleración.

    Correas de distribución

    Una de las razones por la que gran parte de los coches terminan en el desguace se debe a la correa de distribución. Para impedir la rotura de la correa de distribución es aconsejable cambiar la pieza, aunque tenga un coste elevado y, también es recomendable cambiar a la vez la bomba de agua.  Esta reparación hará que te olvides de problemas durante los próximos cuatro años.

    Batería

    Cuando descienden las temperaturas hasta rozar los cero grados por la noche, conviene tener en la cabeza el estado de la batería del coche. Es la pieza que más sufre el frío.

    Os contamos cómo proceder si notamos que el coche no arranca bien por la mañana, si no arranca y cómo evitar que nos vuelva a pasar.

    Hay dos opciones: una tradicional y otra profesional.

    1. La tradicional, consiste en conocer nuestro coche y saber cómo suena. Si cuando arrancamos el coche por la mañana el motor de arranque gira con pereza o detectamos que va “a cámara lenta” es porque la batería está empezando a flaquear.
    2. La forma profesional, consiste en usar un amperímetro. Si nos da una lectura inferior a los 12,5 V tendremos que tomar medidas oportunas.

    En estos tiempos, las baterías son ya “sin mantenimiento” y vienen selladas, así que nos podemos olvidar de rellenar como se hacía antes para estirar un poco su vida útil.

    Lo que sí hay, son unos cargadores muy sencillos de usar que les darán una buena carga, pero no harán que nuestra batería sea eterna. (Ademas que llevan otras funciones muy útiles en la vida diaria y que agradecerás llevar siempre en el maletero del coche.

    Evitar los despistes

    Uno de los mayores culpables de las pérdidas de potencia y desgastes en las baterías, es el despiste.

    Dejarnos las luces conectadas, una puerta mal cerrada, una luz de cortesía activada… Cosas que cada dia es más difícil que ocurran, gracias a los avisadores, pero pueden seguir pasando aunque los coches modernos cuenten con modos “ahorro de energía” que desconectan todos lo que consuma electricidad después de un tiempo sin tener la llave en el contacto.

    Aun así, nunca está de más hacer un pequeño repaso mental para evitar descuidos que nos puedan salir caros a la mañana siguiente.

    No dejar parado el coche mucho tiempo

    Se supone que si dejamos un coche parado durante meses no estará consumiendo energía y debería arrancar al primer intento, pero no es así. Las baterías si no se recargan van perdiendo poco a poco su carga útil y al final cuando queramos volver a usar el coche nos encontraremos con un coche que no arranca.

    Darse una vuelta todas las semanas para que el alternador recargue, el motor se mueva para que no le cueste tanto arrancar y el arranque no consuma más energía de la cuenta, sería lo ideal. Pero si no vamos a usar el coche, lo único que podemos hacer es desconectar los bornes.

    Luchar contra el frío

    Las bajas temperaturas y los inviernos son los que más afectan a la vida de nuestras baterías. Si podemos resguardar el coche de las heladas en un garaje conseguiremos que no sufra tanto, pero si no tenemos opciones de tener el coche bajo techo podemos cubrir el vano motor, bajo el capó, con una manta gorda de esas como las de mudanza.

    Mantener los bornes limpios

    Para que los bornes se mantengan en perfecto estado, limpiarlos con bicarbonato y agua, un cepillo y un paño antiestático para retirar toda la suciedad persistente. Y antes de montarlos de nuevo aplicaremos vaselina filante para prevenir la corrosión por humedad

    Poner las pinzas

    Si al final no tenemos más remedio que poner pinzas, tranquilos. Un juego de pinzas buenas no llega a 30 euros en una tienda de recambios y en el maletero dentro de su funda no ocupan casi espacio.

    Lo primero, es tener otro coche llamado “Donante” (de un familiar, amigo, vecino, conocido, buen samaritano…), aparcandolo al lado con el motor en marcha. Ponemos positivo con positivo y negativo con negativo y, si todo está bien, podríamos arrancar de nuevo, sin más.

    Si el motor de arranque gira, pero no lo suficiente, y el coche no arranca podemos dejar nuestro coche cargando con el contacto quitado y pasados unos minutos volver a intentarlo acelerando el coche “donante”. ( No hace falta acelerar mucho… mantener aproximadamente a unas 2000 rpm mientras el coche receptor intenta arrancar.

    Una vez hemos conseguido arrancar tendremos cargando la batería, el alternador no genera la corriente suficiente. Debemos dar una buena vuelta, en condiciones y, a ser posible, con las luces apagadas (y de día, claro).

    Cambio de batería

    Cambiar la batería es una operación sencilla que podéis hacer sin tener que pasar por el taller, casi sin herramienta y sin tener que recurrir a manuales.

    Cuando vamos a comprar una batería nueva hay que respetar el voltaje y el amperaje de la batería original. ( En las casas de recambios nos podrán decir exactamente qué modelo de batería es válido para nuestro coche, porque hay tamaños diferentes dentro de un mismo tipo y nos tiene que encajar en el hueco del vano motor ).

    Luego, sólo tendremos que aflojar los bornes (quitamos primero el negativo), liberamos el soporte de la batería, sacamos la vieja, montamos la nueva y ponemos el soporte y los bornes en su sitio (en este caso al revés, primero el positivo y luego el negativo).

    Niveles de líquidos y Lubricantes

    Los niveles de líquido anticongelante y de aceite deben ser correctos para facilitar el arrancado del motor. Quedarnos sin líquido anticongelante acarrea problemas que son evitables realizando el mantenimiento del coche en invierno, por lo que es esencial revisar siempre los niveles antes de la llegada del frío.

    ACEITE

    El Aceite, es uno de los fluidos del coche cuya revisión se tiene más interiorizada. Quien más quien menos conoce las consecuencias catastróficas de no cambiar el aceite o llevar el nivel por debajo de lo aconsejado (o por encima).

    Por tanto, además de sustituirlo cuando indique el fabricante (entre 5.000 y 30.000 kilómetros, según modelo), hay que revisar su nivel con frecuencia. Al menos una vez al mes y siempre antes de un viaje largo. Y si el coche es antiguo, mejor cada dos semanas.

    ¿Cómo comprobar el nivel?

    1. Coloca el coche en un lugar plano y horizontal y deja que el motor se enfríe, ya que en caliente el nivel siempre es más alto.
    2. 2. Saca la varilla de medición y límpiala. 3. Vuelve a meter la varilla hasta el fondo y extráela. En el extremo de la varilla hay dos muescas que indican el nivel mínimo y máximo: comprueba dónde está la marca del aceite.

    Si el nivel es bajo

    Lo más apropiado es acudir directamente al taller y pedir un cambio de aceite: los coches, especialmente los vehículos más antiguos, a veces consumen más lubricante de lo esperado y conviene hacer el cambio cada menos kilómetros.

    Si el nivel es mínimo, también puedes pasar el trance (aunque tarde o temprano tendrás que ir al taller) añadiendo algo de lubricante. Conviene saber qué graduación de aceite utilizaron la última vez para añadir uno de la misma clase.

    Si el nivel es alto

    Directo al taller. Allí retirarán el sobrante y comprobarán que ese exceso no ha producido ninguna avería por una presión excesiva.

    REFRIGERANTE

    El refrigerante cumple una misión fundamental entre los líquidos del coche: circula por el circuito interno del motor y absorbe parte del calor que genera la combustión, por lo que evita un sobrecalentamiento que podría ser fatal. Un exceso de temperatura podría fundir los pistones e incluso desencadenar una peligrosa explosión interna.

    El refrigerante está compuesto, habitualmente, de agua destilada y anticongelante concentrado, que también se encarga de que el líquido no se congele y estropee el circuito en invierno. En resumen, el refrigerante debe tener una temperatura de ebullición muy alta y una temperatura de congelación baja, aparte de propiedades anticorrosivas y antiincrustantes.

    Conviene revisarlo cada 20.000 o 30.000 kilómetros y sustituirlo (antes de que pierda propiedades) cada 40.000 kilómetros o cada dos años.

    ¿Cómo comprobar el nivel?

    1. Como en el caso anterior, el coche debe estar colocado en terreno llano y horizontal y con el motor parado y frío (de lo contrario, el líquido podría estar muy caliente y expulsar vapor).
    2.  Localiza la botella: es grande, cuadrada por lo general y traslúcida. Dos marcas indican los niveles mínimo y máximo.

    Si el nivel es bajo

    Tan sencillo como coger un embudo y rellenar. Debes usar el que recomiende el fabricante y nunca mezclar dos distintos. Si no encuentras el que necesitas o no estás seguro de cuál es, rellena solo con agua destilada. Si el nivel es muy bajo y es invierno, rebajar la concentración de anticongelante echando mucha agua destilada puede resultar arriesgado, así que tal vez convenga una sustitución completa en el taller.

    Si el nivel es alto

    Al Taller. Porque vaciar el depósito implica buscar (y soltar) el tapón de vaciado, situado en la parte baja del radiador. Y esta operación puede resultar sucia y engorrosa.

    AGUA DEL LIMPIAPARABRISAS

    Uno de los líquidos del coche menos importantes a primera vista, pero que también puede darte un disgusto. Aparte de que un parabrisas sucio resulta peligroso (sobre todo cuando da el sol de frente), quizá tengas problemas en la ITV. No siempre ponen pegas por llevar el depósito vacío, pero a veces sí, por lo que conviene llevarlo por lo menos medio lleno.

    ¿Cómo comprobar el nivel?

    Muy fácil: si accionas la palanca y se mueven los limpiaparabrisas, pero no sale agua, es que se ha terminado. También sirve una simple observación del depósito ubicado bajo el capó, que también es traslucido para poder verificar cuánto de lleno está.

    Si el nivel es bajo…

    Cuando has llegado al punto anterior, toca rellenar. Resulta sencillo.

    1. Deja enfriar el motor para no quemarte al tocar alguna pieza todavía caliente.

    2. Localiza el depósito: estará bajo el capó, generalmente en uno de los laterales y cerca del parabrisas (el tapón lleva grabado el dibujo del limpiaparabrisas).

    3. Para rellenar, por lo general necesitas un embudo (o muy buen pulso) y un líquido específico, sobre todo para evitar que se congele con temperaturas muy bajas.

    Si el nivel es alto…

    Esto solo puede pasar si te pasas al rellenar, así que basta con prestar atención.

    LÍQUIDO DE FRENOS

    No hace falta decir que el de frenos es otro de los circuitos hidráulucos del coche fundamentales para la seguridad, así que conviene revisarlo periódicamente (un par de veces al año, por ejemplo). El cambio de líquido será cada dos años, aproximadamente, ya que la humedad acelera su deterioro y el punto de ebullición se reduce también con el tiempo.

    ¿Cómo comprobar el nivel?

    1. Con el motor frío, localiza el depósito. Lleva un tapón negro con letras amarillas.
    2.  Comprueba que el nivel está entre los indicadores de máximo y mínimo.

    Si el nivel es bajo

    No queda más remedio que acudir al taller, porque lo más frecuente es que las pastillas de freno estén desgastadas (lo cual hace que el nivel aparezca más bajo).

    Si el nivel es alto…

    Será extraño que pase esto, pero habrá que ir también a preguntar al experto.

    LÍQUIDO DE DIRECCIÓN

    Si tu coche tiene dirección asistida hidráulica o electrohidráulica, deberás comprobar (al menos una vez al año) el líquido de la dirección.

    ¿Cómo comprobar el nivel?

    1. Con el motor caliente, localiza el depósito. Lleva un volante grabado en el tapón.
    2.  El mismo tapón suele llevar incorporada la varilla de medición. Límpiala, como hiciste con el aceite.
    3.  Vuelve a introducir la varilla y, al sacarla, comprueba que el nivel está entre el máximo y el mínimo

    Si el nivel es bajo

    Puedes rellenarlo tú mismo, siempre con el líquido que recomiende el fabricante.

    Si el nivel es alto…

    En el rarísimo caso de que esto ocurra, consulta con el taller.

    Cadenas para la nieve / Neumáticos de invierno

    Al llegar el invierno, muchas familias deciden ir los dias festivos a la montaña, y con ello llega la necesidad de utilizar incómodas y aparatosas cadenas. Los neumáticos de invierno son unos auténticos desconocidos y existe la percepción de que no son para nada útiles para su uso diario.

    Sin embargo, esto está muy lejos de la realidad. Porque no es solo que los neumáticos de invierno sean superiores en rendimiento a las cadenas ­­(de tela o las tradicionales), sino que son polivalentes y óptimos a partir de temperaturas por debajo de los 7 grados.

    En Motor Garage Racing, te contamos lo que debes saber.

    Cuándo se pueden usar los neumáticos de invierno

    Lo primero que hay que destacar (y desmentir) de los neumáticos de invierno es que no son imprescindibles condiciones de nieve o hielo para utilizarlos. Es más, en muchas zonas del interior y elevadas se podrían utilizar normalmente durante todos los meses de invierno. Dado el diseño que tienen, a bajas temperaturas un neumático de invierno siempre será más efectivo que uno convencional, gracias a su mayor adherencia. Por ejemplo, a 0º un neumático de invierno reduce hasta un 23% la distancia de frenado.

    Como es lógico, el precio de los neumáticos de invierno es mayor al de comprar cadenas. Pero no es mucho mayor, aproximadamente un 10% más. Si empezamos a contar lo que nos cuestan las cadenas, las molestias de su instalación, el hecho de que durante todo el invierno no te tengas que preocupar de si transitas sobre nieve, agua, barro o hielo hace que la inversión de un 10% más valga la pena.

    Colocar esta herramienta de seguridad no es fácil, especialmente con frío y mientras nos está cayendo una nevada. Además, muchos conductores tampoco saben cuándo tienen que echarlas al maletero o cuándo es obligatorio colocarlas. Damos las claves de las cadenas de nieve y los neumáticos de invierno, para una conducción más segura.

    ¿Cuándo es obligatorio llevar las cadenas en el coche, o puestas? ¿Tengo que usar neumáticos de invierno?

    Circular es una actividad cada vez más segura. Sin embargo, todavía hay momentos  de tensión que generan accidentes en la vía, como los atascos, otro accidente previo, o las nevadas. Si nuestro vehículo no lleva puestas las cadenas, el riesgo de patinar y perder el control se dispara, pudiendo resultar heridos tanto nosotros como el resto de usuarios.

    Conducir con hielo o nieve es peligroso, ya que la mayoría de los neumáticos no están pensados para estos entornos, y su agarre es mucho menor. Es por eso que en invierno se dan con frecuencia colisiones a baja velocidad relativa, como los encuentros en carretera.

    Aunque la mayoría de estos accidentes no sean graves, producen destrozos materiales y pérdidas personales (tiempo incluido) de importancia. Además, dejan carreteras bloqueadas y requieren movilizar a los equipos de emergencia.

    Cuándo debemos llevar las cadenas en el coche

    Que no sean obligatorios no significa que no podamos usarlos. Algunos neumáticos de invierno contienen las siglas M+S (Mud and Snow). Si los llevamos instalados, no es necesario llevar cadenas, ya que si el dibujo tiene una profundidad de 4 milímetros los neumáticos harán las veces de estas, y pisarán firme sobre hielo o nieve.

    Estos neumáticos son interesantes si no somos muy mañosos con las cadenas: nos ahorramos quitarlas y ponerlas. Con respecto a las cadenas, es recomendable llevarlas siempre en el coche si se esperan bajas temperaturas. También fuera de la temporada de invierno, ya que hay zonas de España en las que la nieve o hielo son frecuentes a lo largo del año.

    Cuándo debemos poner las cadenas (y quitarlas)

    Existen algunos puntos, como puertos, en que una señal R-412 (arriba) nos indica su uso obligatorio. Dicho esto, hemos de colocar las cadenas de nieve, sean del tipo que sean, cuando haya nieve o hielo en la carretera, y retirarlas en el momento en que estos elementos no se encuentren en la vía.

    Es decir, no tenemos por qué estar subiendo un puerto de montaña para colocarlas, y no se aconseja circular más de unos pocos metros con ellas por asfalto. Esto último podría romper la cadena y dañar la superficie del neumático, además del daño que suponen para el firme.

    Además, es obligatorio el uso de cadenas de nieve o neumáticos de invierno M+S siempre que haya algo de nieve, sin importar su grosor, y la velocidad máxima de circulación será de 50 km/h sin tener en consideración el tipo de vía o vehículo.

    Cómo poner las cadenas para la nieve

    Hay aspectos de la conducción que van más allá de saber circular prestando atención a la vía, conociendo las señales y respetando al resto de los conductores. En carretera, este conocimiento es clave para evitar accidentes y heridos.

    Saber cambiar una rueda si tenemos un pinchazo, cómo colocar el triángulo en caso de accidente, revisar los líquidos del vehículo cuando vayamos a salir de viaje, o conocer el método PAS si somos testigos de un accidente son algunos de ellos. Explicamos uno más.

    Estos son los pasos para colocar cadenas en las ruedas:

    • Se recomienda, una vez sacadas de sus fundas, comprobar el estado de las cadenas, buscando eslabones rotos u oxidados, o tela rasgada en caso de cadenas de nylon.
    • Como se han de colocar en las ruedas tractoras, hemos de localizarlas. En la mayoría de los vehículos, las ruedas tractoras son las delanteras, aunque también podemos tener tracción trasera.
    • Se recomienda empezar a colocar las cadenas por la parte superior, como si las estuviésemos vistiendo desde arriba, y bajar poco a poco el tejido.
    • Una vez vestida la rueda, nos damos cuenta que la parte inferior no está protegida, ni la cadena cerrada. Es normal, vamos bien.
    • Subiéndonos al vehículo, y soltando el freno de mano o avanzando unos centímetros con ayuda del motor, ayudamos a pisar las cadenas por delante o por detrás.
    • Nos bajamos del vehículo y cerramos las cadenas o fundas de nylon. Ya hemos terminado.

    Estos pasos sirven tanto para cadenas clásicas (algo farragosas aunque asequibles), como para las cadenas de tela o las cadenas de nieve mixtas.

    Como consejo, aprender a poner las cadenas es una de esas actividades que es mejor practicar cuando no nos está nevando. La velocidad es algo que agradeceremos mucho cuando tengamos que ponerlas por primera vez con las manos heladas.

    Las cadenas son un elemento necesario para evitar que el vehículo patine o quede varado en la nieve. Lo primero podría causar un accidente por falta de control, y lo segundo un alcance de un vehículo que nos sigue o el taponamiento de la vía. En su revista virtual, la DGT nos aporta más datos sobre cómo instalar las cadenas y circular con ellas.

    Botiquín completo básico

    Aunque no es precisamente un articulo exclusivo para el invierno, llevar un botiquín completo durante todo el año, hace que en esta época invernal, nos preocupemos un poco mas de su existencia, y de su eficacia ante una adversidad. Podemos sufrir un percance en cualquier momento…

    ¿Qué debe contener un botiquín de primeros auxilios?

    Incluya los siguientes elementos en cada uno de los botiquines de primeros auxilios:

    • Un manual de primeros auxilios actualizado
    • Un listado de teléfonos de emergencias
    • Gasa estéril y vendas adhesivas de distintos tamaños
    • Esparadrapo (o cinta adhesiva de uso médico)
    • Tiritas de distintos tamaños
    • Venda elástica
    • Una férula o tablilla
    • Toallitas desinfectantes
    • Jabón
    • Pomada antibiótica
    • Solución desinfectante (como agua oxigenada)
    • Crema o pomada de hidrocortisona (al 1%)
    • Paracetamol, Metamizol e ibuprofeno
    • Medicamentos habituales de venta con receta médica (si se va de vacaciones con su familia)
    • Unas pinzas
    • Unas tijeras afiladas
    • Imperdibles (alfiler de seguridad)
    • Bolsas de frío instantáneo desechables
    • Loción de calamina
    • Toallitas impregnadas de alcohol o alcohol de uso médico
    • Un termómetro digital.(NO de mercurio)
    • Un kit de preservación dental
    • Unos guantes de plástico que no contengan látex (2 pares como mínimo)
    • Una linterna con pilas de repuesto
    • Una sábana
    • Una mascarilla de RCP (reanimación cardiopulmonar); la puede adquirir en su sede local de la Cruz Roja.

    Revisa tu kit

    Controla tu botiquín de primeros auxilios con regularidad para asegurarte de que las pilas de la linterna funcionen y para reemplazar los suministros que se hayan vencido o utilizado.

    Considera realizar un curso de primeros auxilios en la Cruz Roja. Comunícate con tu delegación local para obtener más información sobre las clases.

    Prepara a los niños para las emergencias médicas de una manera que sea adecuada para su edad. La Cruz Roja ofrece diversos recursos útiles, incluso clases diseñadas para ayudar a los niños a entender y a usar las técnicas de primeros auxilios. Nunca está de más que los pequeños, sepan cómo actuar ante un percance.

    Tenga también una sábana guardada cerca del botiquín. No ocupa espacio y puede sernos muy útil en determinados momentos.

    Limpia el coche con frecuencia:

    La limpieza del coche también te ayudará a alargar su duración. Entre las principales razones para lavar el vehículo frecuentemente son para prevenir la oxidación en la parte baja, mantener la pintura y evitar la corrosión durante el invierno, debido a la sal que se esparce en las carreteras. Es conveniente que, cada vez que laves el coche, también revises los radiadores para comprobar que no existan fugas.

    Accesorios de invierno

    En otro articulo de nuestro Blog, te anticipabamos qué articulos indispensables deberías llevar en el maletero, o la guantera del vehículo, facilitándote un poco más las cosas en caso de necesidad. 

    Accede aqui para conocer lo indispensable en el maletero

     Una buena rasqueta

    Si nuestro parabrisas se ha quedado cubierto por el hielo, es imprescindible retirarlo antes de arrancar y conducir, ya que no veremos nada a través del cristal. Echar agua caliente sobre el parabrisas para fundir el hielo no es una buena idea: el contraste térmico puede agrietarlo rápidamente. Lo mejor es rascar el hielo, y en vez de usar la tarjeta de ese gimnasio al que ya no vas, usar una rasqueta de poliestireno. Están diseñadadas para eliminar el hielo con facilidad, sin rayar el cristal. Su superficie de contacto con el cristal es amplia, y ocupan muy poco espacio.

    Cadenas o neumáticos de invierno

    De este tema hemos escrito ríos de tinta virtual. Si vas a circular por zonas en las que nieva habitualmente o hace mucho frío, desde Diariomotor te recomendamos el uso de neumáticos de invierno, que mejoran el agarre y la tracción en estas condiciones adversas, y de hecho, reemplazan a las cadenas perfectamente a la hora de circular sobre nieve o hielo. Si no circulas habitualmente por zonas frías, pero viajas puntualmente en invierno, deberías llevar un juego de cadenas en tu coche. No sólo es necesario llevarlas, también hay que saber ponerlas: 

    Recuerda que debes comprar cadenas adaptadas a tu tamaño de llanta.

    Un arrancador para coche

    Con el frío del invierno, las baterías de los coches sufren más de lo habitual. Una ola de frío puede terminar con una batería en aparente buen estado, sin previo aviso. El uso excesivo de las luces o equipo de infoentretenimiento con el motor apagado también pueden descargarla. Por ello te recomendamos un arrancador portátil para coche. Es una batería portátil – similar a la que usamos para cargar nuestros teléfonos – a la que se pueden conectar pinzas, para arrancar hasta 15 o 20 veces un coche con una batería muerta

     Una linterna LED

    Nadie quiere – ni puede – poner unas cadenas en la oscuridad, o conectar las pinzas de la batería sin apenas ver. Sí, todos nuestros móviles tienen una linterna, pero sus baterías no son un prodigio de la autonomía y además, puede que estén completamente descargados. Una linterna LED siempre es un accesorio muy recomendable, y por ello te recomendamos esta interesante linterna recargable. Tienedos focos de luz, y un soporte magnético. Podemos colgarla del interior del capó, colgarla por su gancho integrado o ponerla en posición vertical en el suelo.

     Una garrafa de líquido limpiaparabrisas

    En el coche siempre llevo algo de aceite, refrigerante y líquido limpiaparabrisas. Las proyecciones de nieve, lluvia y suciedad sobre nuestro parabrisas son más habituales en invierno y hacen que usemos habitualmente líquido limpiaparabrisas para poder ver adecuadamente la carreteras. No quieres quedarte sin él en plena tormenta de nieve o mientras estás cruzando España. Su fórmula de invierno contiene detergentes y anticongelante, que también ayuda a que no se forme hielo sobre el parabrisas – y evita que se congele en el depósito bajo el capó

     Mantas térmicas

    Si te quedas atrapado con tu coche en la nieve y cae la noche, la temperatura puede caer por debajo de los cero grados muy rápidamente. Tu coche – si tienes combustible – tendrá calefacción, pero no podemos asegurar que este sea siempre el caso. En caso de emergencia, las mantas térmicas pueden ser tu mejor aliado para luchar contra la hipotermia. Estas mantas están construidas en un material reflectante que evita que nuestro cuerpo pierda calor. Son muy compactas, de color plateado, y servirán para todos los ocupantes del vehículo

     Unos buenos guantes

    Absolutamente imprescindibles. Y no solo para el invierno. Si te toca poner la rueda de repuesto o comprobar el nivel de aceite del motor, los vas a agradecer. Si hablamos de poner unas cadenas a temperaturas gélidas, se convierten en un elemento prácticamente obligatorio. Te recomendamos unos buenos guantes de trabajo, que ofrecen una resistencia adecuada al frío, y recubren la palma de nuestra mano con un tejido gomoso. Son ideales para evitar cortes o abrasiones en nuestras manos, y su uso va mucho más allá de poner las cadenas.

    Piensa en todo lo que te haría falta si necesitas pasar la noche en el coche. Recuerda que es mejor prevenir que curar, y que toda precaución es poca si vienen mal dadas

    Prepara el coche para pasar la noche en la calle

    Poner un carton en el parabrisas del coche cuando se prevee una helada nocturna, para que nuestro parabrisas sufra lo minimo con las bajas temperaturas.

    Sistema de arranque ( bujías, calentadores….)

    • Cosas que llevar en maletero en caso de viaje, sobre todo si vas con niños…. Juguetes, tablets, cargadores, acumuladores baterías, películas, comida, pañales, ropa…

    Planificar rutas alternativas, y la ruta principal, también es un punto a tener en cuenta por seguridad, y comodidad.¿ Lo tienes todo listo?

    Llevar unas mantas plegadas de viaje, harán que nuestro paso impredecible en un ambiente frio, no lo sea tanto, evitando las temidas hipotermias, aun llevando el deposito completamente lleno. 

    En el maletero, o en el interior, es recomendable llevar una pequeña mochila con alimentos no perecederos, y agua ante la posibilidad de quedarnos atascados en la carretera durante un tiempo considerable, hasta la llegada de las quitanieves o equipos de emergencia.

    Si llevas niños en el viaje, es recomendable,llevar juegos acordes a su edad. Si no llevas niños… ¡¡¡ cuidado !!!

     No está de más, recordar salir siempre con el deposito de combustible completamente lleno y las baterías de los teléfonos cargados o cargadores de los mismos al mechero del coche.

    Llevar un extintor, no esta de mas en nuestro vehiculo. Por nuestra seguridad, o por auxiliar a otro conductor en situación de emergencia.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies

    Llama ahora

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar